Dr Pepper, la firma propietaria entre otras marcas de los refrescos Schweppes y 7Up, se convierte este lunes en uno de los grandes protagonistas de la jornada en Wall Street. Las acciones de la compañía se disparan más de un 24%, después del anuncio de su acuerdo de fusión con Keurig Green Mountain, en una operación valorada en 18.700 millones de dólares (15.137 millones de euros).

La compañía especializada en negocios de café, pagará en concepto de dividendo especial 103,75 dólares por acción a los actuales propietarios de Dr Pepper, que controlarán, además, un 13% del capital del grupo combinado. Keurig Dr Pepper, el nombre que recibirá la compañía fusionada, aspira a convertirse en un gigante del negocio de las bebidas capaz de competir con los grandes referentes del sector, como son Coca-Cola y Pespsi. Ambas compañías generan actualmente unos ingresos próximos a los 11.000 millones de dólares al año (8.904 millones de euros).

«Combinado, nuestro sistema de distribución nacional no tendrá rival», apuntó el presidente ejecutivo Bob Gamgort, que será el encargado de pilotar la nueva compañía. En su opinión, «el acuerdo creará una nueva compañía de bebidas de gran escala, que aborda las necesidades actuales de los consumidores».

KDP tiene el objetivo de alcanzar sinergias de 600 millones de dólares (485 millones de euros) sobre una base anualizada a partir de 2021 y anticipa un volumen de deuda al cierre de 16.600 millones de dólares (13.435 millones de euros), aunque confía en mantener una calificación de deuda dentro del grado de inversión.

«Esta transacción ofrecerá un valor significativo e inmediato a nuestros accionistas, además de la oportunidad de participar en el potencial al alza a largo plazo de nuestra compañía combinada», declaró Larry Young, presidente y consejero delegado de Dr Pepper Snapple.

La operación de fusión de ambas compañías está valorada en más de 15.000 millones de euros

El grupo Keurig, que posee diversas enseñas de venta de café en Estados Unidos, como Timothy’s, Coffee House y Donut Shop, está controlado JAB Holding, un vehículo inversor con sede en Luxemburgo que administra principalmente la fortuna de la familia alemana Reimann. La firma ha desarrollado en los últimos años una agresiva política de adquisiciones de pequeñas firmas ligadas al negocio de la venta de café, como Panera Bread o Peet’s Coffee & Tea.

Entre los principales inversores de Keurig se encuentra, también, el grupo de alimentación Mondelez, propietario de marcas como Cadbury, Oreo o Philadelphia, que pasará a controlar entre un 13 y un 14% del nuevo grupo.

La fusión de Keurig y Dr Pepper ha tenido repercusiones además, durante la sesión, sobre otros valores relacionados con el negocio de la venta de bebidas. La compañía Dunkin Brands ha llegado a sufrir recortes en el entorno del 3,5%, mientras que  SodaStream International, cede hasta un 2,5%, al diluirse los rumores que los situaban como posibles objetivos de JAB Holding.