El fondo chino Orient Hontai Capital ha cerrado la compra de Mediapro, el gigante audiovisual fundado por Jaume Roures que llevaba en venta desde el verano del año pasado.

La firma asiática se queda con el 53% de la productora, con lo que se hace también con los derechos del fútbol en España, el principal activo de Mediapro. A la operación sólo le quedan unos flecos para cerrarse.

Según confirma El Confidencial, Orient Hontai se ha hecho con la participación mayoritaria en Imagina, la productora resultante de la fusión protagonizada por Globomedia y Mediapro, tras adquirir la participación de Torreal, Televisa y Gerard Romy, que eran propietarios del 23,5%, 19% y 12% respectivamente, por un precio de alrededor de 900 millones de euros.

Fuentes de Mediapro han confirmado a El Independiente que todavía no se ha estampado la firma al acuerdo, pero que “puede pasar en cualquier momento” ya que todo está a falta “de unos flecos legales”.

“Es una operación compleja y el fondo chino quiere tener todo atado a nivel de regulación”, afirman estas fuentes. “Quieren tenerlo todo amarrado y todo se ha retrasado por eso, incluido el año nuevo chino”, explican.

Este diario ya adelantó que Roures y Tatxo Benet, que seguirán gestionando Mediapro, tenían intención de colocar la productora por un precio cercano a los 1.500 millones de euros, y que Orient Hontai se quedaba como único candidato después de que Pamplona Capital, un fondo británico, diera un paso atrás en la puja ante el empujo asiático.

El fondo chino es uno de los brazos inversores de Orient Securities, una firma con sede en Shanghai y que es uno de los gigantes del trading y la inversión en el país. Fundada en 1997, Orient Securities es uno de los grandes inversores chinos, sólo por detrás de pesos pesados como Wanda.

La Champions, gran activo

Mediapro es una compañía cuyo principal activo son los derechos de emisión en exclusiva de los partidos de la Liga Santander y de la Champions League, así como de la Europa League, que es la segunda competición continental por importancia.

La productora de Roures tiene los derechos de la primera división para la temporada en curso y la próxima, si bien queda poco para que se celebre la subasta para hacerse con el siguiente paquete de tres años, una puja en la que estarán los actores habituales y en la que Telefónica, que parte como favorito, ya ha asegurado que está interesada “por el precio adecuado”.

Mediapro pagó 1.900 millones de euros en diciembre de 2015 para quedarse con ocho partidos de cada jornada de la liga española, todos los que se disputan a excepción del choque en abierto y el que emite Movistar+ en su canal Partidazo.

Apenas un mes después llegó a un acuerdo con Movistar, valorado en 2.400 millones de euros, para que Telefónica ofreciera a sus clientes los partidos hasta el final de la próxima liga, en junio de 2019, a través de BeIN Sports.

La empresa creada por Roures también tiene en su poder la emisión de los partidos de la Euroliga de baloncesto, una competición devaluada, en todo el mundo, así como los del Mundial de Fórmula 1 en Latinoamérica.