Mediapro está en venta. La cúpula de una de las mayores firmas de la industria audiovisual española, fundada y dirigida por Jaume Roures, ha establecido un precio de 1.500 millones de euros para desprenderse de ella. El principal atractivo de Mediapro son los derechos de emisión de la Liga española de fútbol en todo el mundo y de la Champions League y la Europa League, las dos principales competiciones europeas de fútbol, en España.

Según diversos bancos de inversión consultados por El Independiente, Roures está tanteando al mercado debido al poco margen de crecimiento que tiene la firma en el sector, y ya ha tenido contactos con diferentes actores interesados en la operación. De momento, ha ofrecido la empresa hasta a cinco fondos de inversión de origen chino, que han descartado la compra debido al alto coste que tendría.

El catalán no se ha detenido ahí y ha encontrado un posible comprador al otro lado del Atlántico: Pamplona Capital Management. Se trata de un fondo de inversión estadounidense, con sedes en Nueva York, Boston y Londres, especializado en compañías tecnológicas que en el año 2015 creó un fondo especial dotado con 1.000 millones de dólares (925 millones de euros), llamado Pamplona TMT, para hacer inversiones en el sector audiovisual y de las telecomunicaciones.

Pamplona Capital fue creado por Alex Knaster en el año 2004, un empresario estadounidense que se enamoró de San Fermín durante una visita a las fiestas de la capital navarra. A Knaster, que todavía dirige el fondo, se les estima una fortuna personal de alrededor de 2.200 millones de dólares, más de 2.030 millones de euros.

Por su parte, el fondo cuenta con una cartera de inversiones de más de 6.600 millones de dólares (más de 6.100 millones de euros), por lo que tienen músculo financiero suficiente para afrontar el coste de la adquisición.

Fuertes activos

Mediapro tiene activos potentes que hacen a la compañía muy atractiva. En su objeto social se especifica que su principal actividad es la “adquisición, venta, gestión y explotación de todo tipo de derechos audiovisuales”, y precisamente en ese campo se encuentra el verdadero valor de la compañía.

La firma audiovisual se quedó en exclusiva con los derechos para emitir el fútbol español en las plataformas de pago. En diciembre del año 2015 dedicó 1.900 millones de euros para hacerse con los derechos de ocho partidos de cada jornada, todos los que se disputan con excepción del que se emite en abierto y del Partidazo, el único que se quedó Movistar.

Poco tardó Mediapro en rentabilizar la compra. En enero de 2016 Movistar y Mediapro llegaron a un acuerdo valorado en 2.400 millones de euros para que la plataforma de Telefónica emitiera los partidos de la Liga Santander hasta 2019, todo ello a través del canal BeIN Sports.

La empresa fundada por Roures es también la propietaria de los derechos de emisión en España de la principal competición europea de fútbol, la Champions League, y del segundo torneo continental, la Europa League.

Mediapro también tiene entre sus activos los derechos de emisión de la Euroliga de Baloncesto o del campeonato del mundo de Fórmula 1 en Latinoamérica, algo que no afectó a las emisiones que en España tiene en exclusiva Movistar.

Grandes inversiones

Roures lleva tiempo destinando muchos recursos para intentar reflotar Gol, el canal en abierto que es propiedad de Mediapro y que tiene unas audiencias que apenas alcanzan un 1% de share. Para revitalizar el dial, la compañía decidió emitir allí un partido de la Liga Santander, así como cuatro partidos de la Segunda División en un paquete por el que Mediapro pagó casi 56 millones de euros.

A lo largo de esta temporada esos encuentros, siempre entre equipos de bajo tirón, no han conseguido buenos registros, algo que sí se ha logrado con los partidos de la Copa del Rey, en los que sí han aparecido por el canal el Barcelona, el Real Madrid o el Atlético, los conjuntos que de verdad concentran audiencias millonarias.

Gol acaba de presentar su última apuesta: un informativo deportivo diario que compita de manera directa con Cuatro. Para ello han tirado de chequera y han situado al frente del proyecto a Manolo Lama, que salió de malas maneras del canal de Mediaset, y a Jesús Gallego, locutor de la Cadena Ser. Ninguna de las dos incorporaciones ha resultado barata.