Las cifras de la desigualdad.

Las cifras de la desigualdad. iStock

Economía, Opinión

Ni ‘machirulos’ ni ‘feminazis’: la desigualdad se explica con cifras

¿España sufre un exceso de machirulos? ¿O el verdadero mal es el ascenso de las feminazis? Si usted es de los que piensa que el debate sobre la desigualdad debe centrarse en ambas cuestiones, ya puede dejar de leer este artículo. El objetivo de este análisis es aclarar, usando sólo cifras, si la brecha de género que denuncian las promotoras de la huelga del 8 de marzo es real o una exageración. No se han usado estudios partidistas. Tampoco informes sospechosos de justificar alguna de las tesis que circulan en vísperas del Día de la Mujer. A saber, que las mujeres están menospreciadas en el mercado laboral por el hecho de serlo, que la discriminación no existe porque el sistema selecciona a los mejores sin mirar el sexo, o que el problema que denuncian muchos colectivos no es para tanto. Dejemos que hablen los datos.

  • Hay más mujeres que hombres, pero más ocupados que ocupadas. El último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) calcula que en España hay 22,8 millones de hombres y 23,7 millones de mujeres. Sin embargo, la balanza se invierte en el mercado laboral. La última Encuesta de Población Activa (EPA), elaborada también por el INE, señala que al cierre de 2017 había 10,3 millones de hombres de ocupados, frente a 8,6 millones de mujeres. Conclusión: la población femenina supera en casi un millón a la masculina, pero hay 1,7 millones de hombres más trabajo.
  • Hay más paradas que parados, pese a estar mejor formadas. Volvamos a la EPA. Al concluir el último trimestre de 2017, había 1,8 millones de hombres sin empleo. El número de paradas ascendía a 1,9 millones, 100.000 más. Buceando en la misma estadística se obtiene un dato sorprendente. Hay 343.000 desempleados con estudios superiores frente a 508.000 con idéntica formación. El cálculo de las proporciones arroja dos datos: el 26% de las mujeres sin trabajo tiene un alto nivel formativo y ese porcentaje se reduce al 18% en el caso de los hombres. El equilibro es idéntico en el caso de la población ocupada. El 48% de las mujeres con trabajo tienen estudios superiores, o sea, una de cada dos. Ese porcentaje cae diez puntos en el caso de los trabajadores, hasta el 38%. La nueva conclusión es evidente: el mercado laboral castiga a las mujeres, pese a estar mejor formadas.
  • Las tareas del hogar y el cuidado de los niños siguen en manos femeninas. En los consejos de administración y en los comités de dirección de las empresas, hay muchos más hombres que mujeres. También en la cúpula de la administración. Veremos los datos más adelante. Sirva este avance para afirmar que la brecha de género que asoma en las estructuras más altas es una consecuencia directa de lo que sucede en la base. La mujer sigue teniendo un papel más que preponderante en las responsabilidades familiares y del hogar. De nuevo según el INE, 3,3 millones de españolas forman parte de la población “inactiva” y se dedican a las “labores del hogar”. ¿Cuántos españoles hacen lo mismo en sus casas? 358.000. Es decir, hay nueve mujeres por cada hombre que se ocupa del hogar.
  • La mujer se hace cargo de los bebés, pese a que el hombre tiene el mismo derecho. El cuidado de los recién nacidos puede representar un obstáculo en la carrera de muchas madres trabajadoras, puesto que entraña un parón laboral de 16 semanas. Conscientes de ello, quienes redactaron la normativa en vigor permitieron la posibilidad de que los padres asuman buena parte de la prestación. En la actualidad, pueden disfrutar de las 10 últimas semanas. La madre debe coger las seis primeras por motivos de salud. ¿Cuántos hombres arriman el hombro a partir de la séptima semana? ¿Cuántos comunican a sus jefes que dejan su puesto dos meses y medio para que sus parejas puedan reincorporarse?  Que hable el recuento oficial de la Seguridad Social. Entre enero y diciembre de 2017 se solicitaron 268.328 bajas por maternidad en España. Las disfrutaron 263.398 mujeres y 4.930 hombres. Al cruzar los datos se obtiene otra cifra sorprendente: los padres sólo cogieron dos de cada 100 bajas por maternidad solicitadas en 2017 (un 1,8% frente a un 98,2%). Un dato más: el número de hombres que pidieron esta modalidad de baja cayó un 13% el año pasado.
  • Los hombres ganan de media casi 6.000 euros más que las mujeres. De nuevo según el INE, existe un notable desequilibrio entre los sueldos que cobran ocupados y ocupadas. La estadística de salarios, realizada por última vez con datos de 2015, señala que los hombres ganan un sueldo medio de 25.992 euros anuales, un 22% más en comparación que las mujeres, que ingresan 20.051 euros. En algunas ramas de actividad, como la de Finanzas y Seguros, la brecha aumenta hasta los 11.000 euros: 47.533 euros al año frente a 36.455 euros. El INE considera, en base a datos oficiales, que el 65,5% de las trabajadoras tiene una nómina baja en relación al total de los asalariados.
  • Los hombres con carrera universitaria se colocan antes que las mujeres con el mismo título. En 2014, el INE realizó una encuesta para comprobar la adaptación de los universitarios al mundo laboral. Usó como botón de muestra a los estudiantes que habían terminado sus carreras en el curso 2009-2010. Cuatro años después, el 78% de los hombres habían encontrado trabajo y el 16,2% estaban en el paro. Las mujeres volvieron a salir perdiendo con la estadística: menos empleo y más paro. Un 74% de las licenciadas o diplomadas logró un contrato y 19,2% quedaron rezagadas en las oficinas de empleo.
  • La cúpula del Ibex, dominada por hombres. Un estudio elaborado por el IESE (una de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo) y la consultora Atrevia cifró en 92 el número de consejeras que tenían las empresas del Ibex 35 en 2017. La cifra representa el 20% del total. La conclusión conduce de nuevo al desequilibrio: hay una mujer por cada cuatro hombres en los consejos de administración de las mayores empresas de país. Según el mismo estudio, elaborado a partir de las memorias oficiales de cada compañía, hubo que esperar hasta 2016 para que las 35 empresas del Ibex tuvieran al menos una mujer en sus consejos de administración. El hito hizo aguas en febrero de 2017, cuando Cellnex prescindió de su única consejera. El año pasado, las mayores empresas cotizadas incorporaron mujeres a sus máximos órganos de dirección al menor ritmo en una década.
  • Los altos cargos de la administración también están copados por hombres. Lo que ocurre en los puestos decisivos de la Administración del Estado están controlados por hombres. Es una traslación casi idéntica de los cuadros de mandos de las grandes empresas. Al hacer un rastreo en el Portal de la Transparencia se obtienen las siguientes cifras: hay 265 hombres y 80 mujeres en los puestos con mayor responsabilidad del Gobierno y los Ministerios. O sea, que sólo un 23% de los altos cargos están en manos femeninas.
logo
Ni ‘machirulos’ ni ‘feminazis’: la desigualdad se explica con cifras