La huelga feminista del próximo 8 de marzo (8-M) no tiene precedentes. Es un fenómeno nuevo en la historia reciente de los movimientos sociales y la conflictividad laboral, por su naturaleza y por la pluralidad de organizaciones representativas que apoyan la causa. Entre cientos de siglas feministas, los grandes sindicatos de clase, CCOO y UGT, se han visto interpelados a poner toda la carne en el asador con una gran huelga general de 24 horas, y su respuesta, con paros de dos horas por turnos, se ha tachado de tibia desde las facciones más duras del anarcosindicalismo y el movimiento feminista.

Más aún, se ha acusado a las centrales sindicales de llevar a cabo una campaña de desinformación interesada y desmovilización en toda regla por ser organizaciones supuestamente patriarcalizadas y por querer mantener una suerte de monopolio de la representatividad social. Mientras tanto, la Unión Sindical Obrera (USO) ha convocado paros de cuatro horas y CSI-F ni siquiera ha llamado a la movilización, sin tener que protegerse de ninguna oleada de críticas por ello.

Es difícil desentrañar qué hay detrás de tantas acusaciones. Se mezcla en el trasfondo que el movimiento feminista se encuentra muy alineado con la órbita de Podemos, mientras que los grandes sindicatos cuentan con el apoyo del PSOE. Pero existe una certeza que sobresale por encima de ese ruido: el 8-M ha puesto en un brete al sindicalismo tradicional, que ha tenido que dar respuesta a una huelga diferente y que suma otro envite más después del 15-M o la reciente movilización de los jubilados por el futuro de las pensiones. CCOO y UGT siguen buscando su sitio en el nuevo mundo de las redes sociales y los nuevos líderes sociales.

A día de hoy, hay una gran huelga convocada por el movimiento feminista, en el que confluyen cientos de organizaciones, el próximo 8 de marzo, coincidiendo con motivo del Día Internacional de la Mujer. Se trata de un paro, no solo laboral, sino también de cuidados, para visibilizar la importancia del papel de la mujer en los centros de trabajo, pero también en ámbitos como el doméstico, en el que no existe una total corresponsabilidad del hombre.

El movimiento feminista considera el trabajo en el hogar como no reconocido

En este sentido, la huelga va más allá de lo laboral. Sin embargo, los sindicatos CNT y CGT han registrado en el Ministerio de Empleo una huelga general de 24 horas en toda España bajo el convencimiento de que muchas mujeres siguen su particular jornada laboral en casa, con un empleo no reconocido y no remunerado en el que no hay horarios ni sueldo. La Confederación Intersindical también apoya estos paros para toda la jornada.

Más aún, entienden que buena parte del problema de la brecha salarial entre hombres y mujeres se deriva del hecho de que muchas mujeres deciden voluntariamente dedicar menos horas a los trabajos remunerados (optan por jornadas a tiempo parcial o rechazan puestos de responsabilidad) por hacerse cargo de esos otros trabajos no pagados, como el cuidado de hijos o mayores, a diferencia de los hombres.

Según la secretaria de la Mujer de la Confederación General del Trabajo (CGT), Pilar Castiñeira, explica que esta realidad justifica una huelga general de 24 horas que, como señala, no puede ser únicamente de mujeres porque sería inconstitucional. “La situación es tal que merecería siete huelgas seguidas”, añade.

En cambio, la secretaria de Comunicación de CC.OO., Empar Pablo, argumenta que la huelga de cuidados que se ha planteado va “más allá de lo laboral” y que la intención de los sindicatos mayoritarios ha sido “confluir” con el movimiento feminista. Además, explica que es difícil hablar de un trabajo no reconocido en casa cuando “no existe un pagador, ni un contrato laboral o un centro de trabajo”.

Sin embargo, esto no es suficiente para el movimiento feminista. Sin ir más lejos, el pasado 23 de febrero, las cúpulas de CCOO y UGT se dieron cita en un asamblea de delegados en Valladolid, para dar inicio a una ronda de llamadas a la movilización entre las bases, en la que sufrieron en sus propias carnes un escrache, donde entre pancartas y gritos, se les reclamó una huelga de 24 horas. Este mismo descontento lo expresa por ejemplo la Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla.

La mochila de CCOO y UGT

Otra de las críticas vertidas por el feminismo carga contra la supuesta ”mochila’ que arrastran CCOO y UGT. Se les acusa en el seno del movimiento feminista de no haber atajado antes la actual situación de desigualdad entre hombres y mujeres y de estar “patriarcados” en sus propias estructuras.

Sin embargo, desde los sindicatos mayoritarios se defiende su papel en la fundación del movimiento desde la Transición, su defensa de la igualdad en los convenios colectivos y en los centros de trabajo. Como curiosidad, en el comité de huelga de CCOO hay seis miembros, de los cuales cuatro son mujeres. Pero no se puede negar que, aunque en las últimas transiciones internas en los sindicatos se ha dado entrada a cada vez más mujeres en las ejecutivas, aún no ha llegado el momento de una secretaria general.

Por otro lado, en los grandes sindicatos se repite el mantra de que su papel en el 8-M es el de sumar fuerzas, no competir. No obstante, este periódico ha tenido acceso a comunicados internos de secciones sindicales en empresas y ayuntamientos en los que los sindicatos no solo no llaman a la huelga general de 24 horas, sino que además convocan paros de 15 minutos con el permiso de la empresa –es el caso de la empresa Adolfo Domínguez–, inferiores a las dos horas registradas por turnos, o en los que se asegura que las centrales son las únicas organizaciones que a nivel estatal tienen capacidad legal para convocar una huelga general.

Desinformación y desmovilización

Este tipo de actuaciones han acabado de indignar a una parte del movimiento feminista y al resto de sindicatos que directamente les acusan de desinformar y llevar a cabo una campaña de desmovilización. CCOO y UGT lo niegan también. Pablo enmienda algunos de estos comunicados y señala que, aunque el resto de sindicatos pueden legalmente convocar huelgas generales a nivel nacional, sus estructuras no pueden garantizar un desarrollo real de la huelga.

“Se puede convocar pero hay que garantizar el derecho a la información, defender después de posibles represalias de las empresas…se tiene que garantizar cierta presencia sindical en los centros de trabajo”, añade.

CCOO y UGT insisten en que su intención es confluir, no competir

Como si fuera una respuesta a estas acusaciones, UGT publicó un comunicado el pasado 5 de marzo en el que aseguraba que sus secciones sindicales y comités de empresa de centenares de centros de trabajo “han mostrado ya su apoyo a la huelga general del próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, con el objetivo de combatir todas las formas de violencia y de discriminación contra las mujeres”.

Pese a todo, representantes de CNT, CGT y otras organizaciones como la organización por la coordinación contra la precariedad, el empobrecimiento y la exclusión (Baladre), ofrecían esta semana una rueda de prensa en el Teatro del Barrio de Madrid en la que aseguraban que “no vale el postureo ni los pactos de Estado”.

Discusiones internas en los sindicatos

Un último extremo difícil de constatar son las supuestas disputas en el seno de los sindicatos mayoritarios por la forma en la que se sumarán al 8-M. Fuentes del movimiento feminista aseguran que una amplia parte de estas organizaciones comparte que su disposición se ha quedado corta. Sin embargo, desde los sindicatos se tiene por bandera el carácter abierto de sus bases y el margen de discrepancia que albergan. “Somos muy de discutir”, señala Pablo, que dice no haber observado ningún brote de disidencia dentro de CCOO.

Sin embargo, desde la CGT se augura un trasvase de afiliadas desde los grandes sindicatos a los que han convocado la huelga general de 24 horas.

Son posturas enfrentadas desde hace años en la disputa por la cuota de representatividad sindical, la diferencia es que el 8-M supone un escenario nuevo puede acabar desbordando las expectativas de las propias convocantes y dando un nuevo golpe a la imagen pública de CCOO y UGT.