Evo Banco ha aprobado un plan para erradicar la brecha salarial entre hombres y mujeres que existe en su plantilla. La entidad, controlada por el fondo americano Apollo, da un paso al frente y se une a la lucha feminista. El martes 13 de marzo, apenas cinco días después de la histórica manifestación del Día de la Mujer, la comisión de nombramientos y retribuciones de Evo ha aprobado homogeneizar las bandas salariales, según ha podido saber El Independiente.

El fin de la brecha salarial es el nuevo objetivo estratégico de la entidad que se compromete a que no exista una desviación superior al 10% en la retribución de personas categorizadas en el mismo nivel de convenio en el plazo de 12 meses. En el caso de la plantilla de la financiera de Evo, el plazo para asumir la medida se prolongará durante tres años. En total, el grupo emplea a 540 profesionales, de los que en torno la mitad son mujeres.

El equipo de RRHH del banco trabajará en la implantación generalizada de esta medida en las próximas semanas y trasladará su propuesta a la comisión.

La comisión de nombramientos y retribuciones de Evo aprueba homogeneizar las bandas salariales

Enrique Tellado, consejero delegado de banco, señala su intención de “acabar con cualquier tipo de diferencia salarial por motivo de género“. Explica que “su objetivo con esta iniciativa es dar un paso al frente y eliminar cualquier desviación heredada del pasado”. Asegura que “la meritocracia continuará siendo el criterio clave para valorar la remuneración de los profesionales”, pero considera que “la brecha que se arrastra del pasado ha de erradicarse para partir de una base justa”.

Sobre el margen de 10% que el banco se reserva, Tellado manifiesta su voluntad de “comenzar a dar pasos en la dirección correcta cuanto antes”. Por tanto, “aunque a medio plazo,el objetivo de Evo es que esta brecha tienda a cero, eliminarla completamente supone hacer un análisis mucho más fino de la casuística de cada profesional, sea hombre o mujer, y requiere más tiempo”.

La diferencia entre el sueldo medio de hombres y mujeres en la banca oscila entre 11.000 y 15.000 euros, según diversas estadísticas

En un comunicado interno remitido por la entidad a plantilla, el banco digital señala que “en Evo no existen barreras en los procesos de contratación o promoción interna, lo que nos lleva a que, de los 23 niveles de convenio de Evo Banco y Evo Finance, en seis los hombres cobran más de un 10% que las mujeres, mientras que en dos sucede lo contrario, las mujeres cobran más de un 10% que los hombres. En el resto de niveles podemos asumir que existe equiparación salarial, frente a una brecha salarial del 18,2% de media en el sector financiero y asegurador, según el último informe de EUROSTAT”.

Las estadísticas de Gestha son más preocupantes. Apuntan que las mujeres que trabajan en bancos y aseguradoras cobran de medial 15.865 euros menos al año que los hombres y que éstas deberían cobrar casi un 51% más para alcanzar el nivel de sus colegas varones. Las cifras del INE apuntan que el salario de las mujeres en la banca ronda los 36.500 euros y la diferencia con el de los hombres es superior a los 11.000 euros.

Los planes de la banca para fomentar la igualdad

Pese a estos datos, la banca niega que haya divergencia salarial en sus plantillas por género y asegura que tiene en marcha numerosos planes para fomentar la presencia de las mujeres en cargos directivos.

Josep Oliu, presidente de Sabadell, aseguró hace unos días que en el banco no hay ninguna brecha de género. “Las mismas posiciones tienen el mismo sueldo. Estamos haciendo una política para que haya más participación de nuestras directivas en posiciones de responsabilidad. Hacen falta más. Una promoción de mujeres. Esto es un proceso dinámico, de cambio sociológico, cambio en la manera de afrontar la vida, de todo el mundo y de nosotros de cómo afrontar la empresa y como en todas las empresas el esfuerzo tiene que ir en ese sentido. Es decir, brecha salarial no, pero sí hay un cierto déficit, a mi modo de ver, que estoy empujando para que esto vaya mejorando”.

La entidad señala que en los últimos años hay una tendencia constante de promoción de mujeres superior a la media del colectivo directivo. “El 40-45% de las promociones a cargos directivos son mujeres”, indican fuentes del banco. Ello va acompañado por medidas de flexibilidad y conciliación; además de impulso a las mujeres en los procesos de selección e identificación proactiva de perfiles con potencial. Por otro lado, Sabadell está impartiendo cursos de igualdad de Género para todos los managers.

También CaixaBank asegura que “por política de la organización, no hay diferencias en la retribución por sexos”. Además, manifiesta, en lo que respecta a la presencia de mujeres en primera línea de dirección, que cuenta con un de los porcentajes más altos del sector, con un 39,1% de mujeres en puestos directivos. Asimismo, el porcentaje de presencia femenina en el consejo de administración de CaixaBank está en la franja alta de las empresas del Ibex 35″.

BBVA tiene en marcha varias iniciativas para promover la igualdad de género, como la regla de Rooney, que aplica en las promociones internas a puestos clave. “Al menos la mitad de los candidatos deben ser mujeres. Está funcionando muy bien e incrementando el número de compañeras que son elegidas para puestos de elevada responsabilidad”, explican desde la entidad.

Además, BBVA está impartiendo formación para luchar contra los sesgos inconscientes a todos aquellos que tienen responsabilidad en contratar, desarrollar o promocionar personas. “Está demostrado que los sesgos inconscientes afectan en particular al desarrollo profesional de las mujeres y queremos que las decisiones que afecten a la carrera profesional de una persona sean lo más objetivas posibles”, señalan fuentes del banco que preside Francisco González.

Junto a ello, fomenta la visibilidad de mujeres referente en sus respectivos ámbitos dentro y fuera del banco para que cualquier joven piense en BBVA como un lugar en el que desarrollar una carrera profesional sin trabas por razón de su sexo.

Por su parte, Santander tiene en marcha varias iniciativas, entre las que destaca un programa de diversidad, del que formaron parte 150 mujeres de todos los niveles de la organización en 2017. El 30% de las participantes fueron promocionadas este año. Otro programa es el de Sumando Talento, dirigido a mujeres jóvenes con alto potencial, que participan en cursos para desarrollar el liderazgo femenino.

En el banco que preside Ana Botín trabajan más de 111.000 mujeres, el 55% de la plantilla total. De éstas, sólo el 20% ocupa puestos directivos. Las mujeres en el consejo de administración representan el 36%, por encima del promedio del Ibex 35.

Bankia niega la brecha salarial y presume de un convenio por la igualdad que defiende “fomentar en mayor medida el acceso a funciones directivas del género menos representado, garantizando que, al menos, el 40% de los nuevos nombramientos de funciones directivas que se efectúen hasta el año 2020, sea cubierto por personas del género menos representado”. El documento garantiza que “la retribución no se vea afectada por la utilización de medidas de conciliación de la vida laboral con la familiar y personal”.