En Madrid hay atascos, muchos. Fue la 41º ciudad con más atascos de las 700 estudiadas en 2017, la más congestionada de España según el Inrix Global Traffic Scorecar, elaborado por una prestigiosa consultora estadounidense. Este mismo informe tiene una variante enfocada en el Gran Madrid (que abarca la capital y la corona metropolitana colindante a la gran urbe) que ha sido obtenido por El Independiente. El sondeo revela una última tendencia: lenta y progresivamente el término de la capital, bien dotada de transporte público, pierde coches en detrimento de la periferia.

Una consultora estadounidense ha estudiado el tráfico de Madrid en enero pasado

Lo dicen los datos del Ayuntamiento relativos al tráfico pero también lo establece la última medición de Inrix, que ha analizado los atascos en la región madrileña en un periodo concreto de enero de 2018, del 14 al 25 de ese mes. «Se puede suponer que los días laborables analizados se comportan de forma similar durante todo el año», avanza una fuente conocedora del estudio. El informe identifica 15 tramos de conglomeraciones en la Comunidad, muchos de ellos bien conocidos por miles de conductores que los sufren. Los atascos se dan en la capital (especialmente concentrados en la M-30, la única autopista española dentro de los límites de una ciudad) pero sobre todo en el periurbano.

Menos congestión en la Almendra

Muchos de los segmentos escrutados por el estudio se solapan, caso de la M-30 o M-40, que circunvalan toda la ciudad o parte de ella, porque se analizan diferentes días y horas. Inrix además no facilita generosamente su metodología, pero sus conclusiones suelen coincidir con las mediciones oficiales, aseguran fuentes: en los tramos de autovías analizados se identifica la «dirección» hacia la que se conduce (Norte, Sur, Este, Oeste), el «factor de impacto», las «ocurrencias», la «duración media máxima» y la «longitud máxima promedio». Lo más relevante es el «factor de impacto» que, como afirman las personas consultadas, viene a ser una suerte de valoración ponderada de todo el ranquin.

La M-40 aparece hasta seis veces en la lista, solapándose en diferentes sectores

Así, y a pesar del descenso del tráfico dentro de la almendra central (M-30 e interiores), esta arteria es la líder en cuanto al factor de impacto. Concretamente el tramo oriental, el que discurre más o menos paralelo al Paseo de la Castellana: está en el puesto número uno y después en el nueve. No es la única vía de alta capacidad que se solapa: la M-40 es la que más veces sale en el top-15 con un total de seis veces: segundo, tercero, sexto, séptimo, octavo y décimo puesto.

La M-40 se extiende prácticamente entera por la periferia metropolitana: el Inrix Global Traffic Scorecar de 2017 sitúa a localidades del extrarradio madrileño entre las más colapsadas de España, caso de Las Rozas. Hay sectores que se solapan porque la intensidad no es la misma según qué días u horas: el peor tramo de la M-40 es el segmento entre el PAU de Montecarmelo y el entorno de Pozuelo de Alarcón (segunda posición), y también el que separa el otro PAU de Sanchinarro del distrito madrileño de Vicálvaro, al sureste. Igualmente en la lista está la M-40 a su paso por el sur de la capital.

Cierran la lista varias autovías periféricas. En cuarto lugar, la A-6, la Autovía del Noroeste o Carretera de La Coruña; en quinto la A-2, la Autovía de Barcelona; en decimoprimer lugar, la M-11, la autovía de acceso al Aeropuerto de Madrid-Barajas que une la M-30, el Nudo de Manoteras y la A-1 con varias terminales del aeropuerto internacional (el atasco, según Inrix, empieza o acaba a la altura de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, en Valdebebas); en 12º posición, la A-42 o Autovía de Toledo; en el 13º la A-1 o Autovía de Burgos; en el 14º la A-4 o Autovía de Andalucía; y cerrando la clasificación, la M-50, el tercer anillo, a la altura de municipios como Alcorcón o Boadilla del Monte.

Los 15 atascos más frecuentes en Madrid

Los 15 atascos más frecuentes en Madrid

El área de Madrid investigada por Inrix abarca Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Barajas, Coslada, San Fernando de Henares, Alcorcón, Leganés, Getafe, Móstoles y Fuenlabrada. Es posible que exista alguna falla: los frecuentes atascos que se producen por la A-3 de Valencia a la altura de Rivas-Vaciamadrid no aparecen en el informe. El resto de la comunidad sí.

Poco transporte público

«El atasco se está trasladando a la periferia», afirma Adrián Fernández, que trabaja en la consultora Ecomovilidad y ha tenido acceso al informe. «El uso del vehículo privado estaba antes concentrado en la Almendra Central. Pero en un contexto general en que la movilidad y el transporte crece porque lo más agudo de la crisis ya queda algo lejos, es sintomático que el coche caiga en Madrid por su eficaz transporte público y que la congestión se desplace al área metropolitana». Fernández indica otros factores, como la poca dotación de transporte público en las afueras o la expulsión del centro por la nueva burbuja de compraventa y alquileres.

El 80% de las autovías analizadas está fuera de la capital

La agonía que padece el Cercanías (explotado por Renfe) contribuye a la congestión periférica. El 80% de las carreteras analizadas por Inrix está fuera de los límites municipales de Madrid capital, cuyo ayuntamiento controla Ahora Madrid. La empresa de autobuses EMT ha vuelto por ejemplo a niveles pre-crisis: 425 millones de viajes en 2008 frente a 428 millones con los que se cerró 2017; Metro de Madrid, gestionado por la Comunidad de Madrid, está bastante por debajo de los 685 millones de viajes de hace 10 años: el ejercicio pasado el suburbano recibió 626 millones de usuarios. El mayor uso de este tipo de transporte disuade las aglomeraciones.

A la capital entra de la periferia alrededor de un millón de coches al día. El 80% de la ciudad más grande de España está dedicado al vehículo privado, que solo representa un 29%. El resto es para peatones (y una parte mínima para bicis).