EconomíaDebate sobre el futuro de las pensiones

Rajoy convierte las pensiones en un arma para que PNV y Ciudadanos apoyen los Presupuestos

logo
Rajoy convierte las pensiones en un arma para que PNV y Ciudadanos apoyen los Presupuestos
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, momentos antes de su comparecencia hoy en el pleno del Congreso para explicar las propuestas del Ejecutivo en materia de pensiones y para la sostenibilidad del Sistema de la Seguridad Social.

Mariano Rajoy, en el pleno del Congreso sobre pensiones. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha supeditado una posible subida de las pensiones, sobre todo de las mínimas y las de viudedad, a la aprobación de los Presupuestos de 2018. Esto convierte de facto el debate sobre las pensiones en un arma para lograr que PNV y Ciudadanos acaben de dar su apoyo al Ejecutivo y le permitan sacar adelante unas cuentas públicas en las que está en juego, no solo la gestión económica del Estado, sino la viabilidad del propio Gobierno.

Rajoy acudía al debate monográfico sobre pensiones en el Pleno del Congreso de los Diputados acorralado por una oposición que, en bloque, le demandaba subir las pensiones con el IPC o, al menos, revisar la actual fórmula de revalorización. Sin embargo, con este planteamiento, Rajoy se ha zafado de la presión y ha puesto la pelota en el tejado de la oposición. Ofrece a cambio centrar las ayudas en el IRPF en pensionistas y familias, y una mejora de las pensiones mínimas y las de viudedad.


Durante toda su comparecencia, el presidente del Gobierno ha insistido en que la viabilidad futura de las pensiones no pasa por dar marcha atrás en las reformas de las pensiones, como han defendido fundamentalmente el PSOE y Unidos Podemos, sino apostando por reformas que permitan seguir creciendo y generando más y mejor empleo. Se trata de un argumento que ha compartido el propio líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha supeditado una posible subida de las pensiones, sobre todo de las mínimas y las de viudedad, a la aprobación de los Presupuestos de 2018. Esto convierte de facto el debate sobre las pensiones en un arma para lograr que PNV y Ciudadanos acaben de dar su apoyo al Ejecutivo y le permitan sacar adelante unas cuentas públicas en las que está en juego, no solo la gestión económica del Estado, sino la viabilidad del propio Gobierno.

Rajoy acudía al debate monográfico sobre pensiones en el Pleno del Congreso de los Diputados acorralado por una oposición que, en bloque, le demandaba subir las pensiones con el IPC o, al menos, revisar la actual fórmula de revalorización. Sin embargo, con este planteamiento, Rajoy se ha zafado de la presión y ha puesto la pelota en el tejado de la oposición. Ofrece a cambio centrar las ayudas en el IRPF en pensionistas y familias, y una mejora de las pensiones mínimas y las de viudedad.

Durante toda su comparecencia, el presidente del Gobierno ha insistido en que la viabilidad futura de las pensiones no pasa por dar marcha atrás en las reformas de las pensiones, como han defendido fundamentalmente el PSOE y Unidos Podemos, sino apostando por reformas que permitan seguir creciendo y generando más y mejor empleo. Se trata de un argumento que ha compartido el propio líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Rajoy y Rivera conectan durante el debate y coinciden en vincular las pensiones al empleo

La formación naranja ya efectuó un ligero quiebro en las últimas semanas mostrándose favorable a una mayor subida de las pensiones, por encima del 0,25% aplicado desde 2013, siempre que se emprendieran reformas para garantizar ingresos suficientes a la Seguridad Social. En la práctica, este planteamiento está en línea con el expresado este miércoles por el Gobierno.

Incluso, Rivera ha aprovechado su turno de réplica para marcar el camino: “Ciudadanos va a ayudar al Gobierno si es valiente y habla de reformas de futuro”, lejos, ha dicho, de dejar la cuestión en una subida de “euros”.

Entre esas reformas, Ciudadanos plantea, por ejemplo, una reforma laboral en toda regla, su reforma naranja, en la que se incluyen, por ejemplo, incentivos para las empresas que fomenten el empleo de calidad y la puesta en marcha de un contrato único. El argumento de Ciudadanos es que las pensiones del futuro serán un reflejo del empleo que España sea capaz de crear.

El PNV se remite al 155

Más difícil será para el Gobierno ganarse el apoyo del PNV, que sigue dándole la espalda mientras siga aplicándose el artículo 155 de la Constitución en Cataluña. De hecho, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha asegurado que el actual modelo de pensiones, tras las reformas emprendidas, “no es viable”. Pero además se ha referido a la necesidad de generar “un clima adecuado de negociación” en el que discutir sobre el futuro de las pensiones.

Más allá, ha puesto algunas de sus cartas sobre la mesa, como la eliminación de “gastos impropios” en la Seguridad Social, las aportaciones extraordinarias vía Presupuestos y la revisión de bonificaciones y reducciones en el sistema. “No vale acumular, habrá que podar en el sistema”, ha dicho, pidiendo también “nuevas fórmulas” para sistemas complementarios, como los planes de empresas.

Rajoy se ofrece en primera línea para alcanzar acuerdos con el PNV

“Me gustaría que hubiera acuerdo, trabajo para ello y si se trata de recuperar el consenso aquí estoy en primera línea para intentarlo”, le ha respondido Rajoy, para insistir después en su propuesta de seguir avanzando en la merma del déficit de la Seguridad Social, compaginándolo con una mejora de las pensiones más bajas y las de viudedad.

Por último, Rajoy también ha tenido un guiño para Coalición Canarias, otro de los potenciales socios a la hora de aprobar los Presupuestos. Después de que su portavoz, Ana Oramas, le instara a mejorar las pensiones mínimas con arreglo al IPC, Rajoy ha asegurado que parece “razonable” una subida de las pensiones más bajas con la inflación. Algo que ha dejado descolocados a gran parte de los diputados.

La retórica de Rajoy

Más allá de los acuerdos que están en el punto de mira del Gobierno, la llamada a apoyar los Presupuestos se extiende a todos los grupos, también a PSOE y Unidos Podemos, que han rechazado las cuentas sin conocerlas. Ahora, con una subida de las pensiones sobre la mesa, su oposición exigirá nuevas explicaciones.

Las que Rajoy pone sobre la mesa tienen que ver con la estabilidad, del sistema y de la situación política. Según ha indicado durante su intervención, “durante esta legislatura, la aprobación de los Presupuestos de 2017 ha sido muy importante, porque ello ha generado un entorno de estabilidad y confianza a los agentes económicos, factor fundamental para impulsar la recuperación económica y la creación de empleo”, a lo que ha añadido que estas cuentas hoy prorrogadas “seguirán cumpliendo esta función hasta que se puedan aprobar, lo antes posible, unos nuevos”.

“Es en el contexto de esos Presupuestos donde podremos hablar de las mejoras posibles para el bienestar de los españoles, también en materia de pensiones”, ha zanjado.