Las inmobiliarias se preparan para dar respuesta a una nueva demanda: la que pueda derivarse de las ayudas a la compra de vivienda que se incluyen en el nuevo Plan Estatal de Vivienda.

En concreto, el nuevo plan de incentivos puesto en marcha por el Gobierno contempla una serie de ayudas para jóvenes menores de 35 años que quieran adquirir una vivienda en municipios de menos de 5.000 habitantes.

Ante esta situación, el gestor de activos inmobiliarios Casaktua ha puesto en marcha una campaña de más de 1.000 viviendas que se adecuan a los requisitos necesarios para que sus posibles compradores puedan acogerse a estas nuevas ayudas.

Las viviendas incluidas en esta campaña no superan los 300 euros mensuales de hipoteca, una cantidad que la compañía califica de «idónea», teniendo en cuenta que entre las exigencias para recibir las ayudas del Plan está que no se supere un máximo de ingresos de 1.600 euros.

Las viviendas tienen un precio inferior a 100.000 euros y su hipoteca no supera los 300 euros al mes

Del mismo modo, las propiedades seleccionadas se amoldan al máximo subvencionable por el Gobierno, al no superar en ningún caso los 100.000 euros de precio.

Los inmuebles incluidos en la campaña abarcan desde pisos a chalets, y entre ellos pueden obtenerse áticos, dúplex, estudios o loft. Su tamaño medio es de 105 metros cuadrados y cuentan, también de media, con tres habitaciones.

Las viviendas de la nueva campaña de Casaktua, que ha lanzado varias promociones en los últimos tiempos, se reparten por todo el territorio español, aunque son Toledo, Granada, Alicante, Zaragoza, Valencia o Almería las provincias que cuentan con una mayor oferta.

La directora comercial de Casaktua, Chus de Miguel, cree que si los jóvenes cuentan con ingresos regulares y una cuota mensual hipotecaria asumible, pueden ver «más razonable» lanzarse a la compra de una propiedad.