Premio gordo para los accionistas de Cie Automotive. El fabricante español de componentes ha decidido repartir entre los titulares de sus acciones 390 millones de euros en acciones de su filial Global Dominion.

Así se desprende de la convocatoria de la Junta General de Accionistas que la compañía tiene previsto celebrar el próximo 24 de abril. En la misma, Cie Automotive propondrá distribuir entre sus accionistas 84,7 millones de acciones de Global Dominion, equivalentes al 50% de la compañía, que cuentan al cierre del mercado este miércoles con un valor de 390,7 millones de euros.

La operación se estructuraría como un dividendo extraordinario en especie y se articularía mediante la entrega de 0,65709 acciones de Global Dominion por cada uno de los títulos de Cie Automotive. El pago, de aprobarse, se efectuaría el próximo 3 de julio, cuando la compañía que preside Antón Pradera también espera abonar el dividendo complementario con cargo a los resultados de 2017.

En las últimas semanas se había especulado con una próxima desinversión de Cie Automotive del proveedor de servicios y soluciones de ingeniería especializada, que el pasado año se hizo con el negocio de Phone House.

Cie Automotive sacó la compañía a bolsa en 2016, manteniendo bajo su control la mayoría del capital de la compañía. «Desde la entrada de Dominion en su perímetro en 2011, Cie siempre ha insistido en la temporalidad de dicha situación y ha hecho público su compromiso de desinversión en el medio plazo. La salida a Bolsa de Dominion en 2016 fue definida como el primer paso en la independencia de ambos proyectos y la aceleración del M&A (operaciones de fusión y adquisición) de Dominion en los últimos 2 años ha hecho que ya se haya alcanzado el tamaño de referencia para la independencia del proyecto», explica la compañía en una nota de prensa.

Las acciones de Dominion acumulan una revalorización del 68% en sus dos años en bolsa

Dominion, que opera en 30 países, cerró 2017 con una cifra de negocio de 843 millones de euros y un Ebitda de 58 millones. Desde su estreno en bolsa, hace casi dos años, ha acumulado una revalorización próxima al 68%.

Lejos de optar por una venta en mercado de estas acciones, el fabricante de componente de automoción ha preferido repartir las acciones entre sus accionistas, mientras desconsolida en su balance el negocio de Dominion a partir del tercer trimestre de 2018 y se anota una plusvalía contable que se determinará en función del precio de las acciones de la filial cuando se proceda a distribuirlo entre los accionistas.

«Esta fórmula facilita el cumplimiento del compromiso adquirido en la salida a dolsa de Dominion: la apuesta de futuro y el apoyo a largo plazo a Dominion por parte de los principales accionistas de CIE, incluyendo los accionistas originales de ambos proyectos», explica Cie Automotive.

La propia compañía asegura que con este paso, Dominion evita someterse al desgaste de un proceso de venta, consigue un mayor free-float (porcentaje de acciones que cotiza libremente en el mercado) y tendrá como accionistas de referencia a los principales accionistas de Cie Automotive, entre los que se cuenta Corporación Financiera Alba -el brazo financiero de la familia March- y los grupos Acek y Manhidra.

Cie Automotive confía en que sus principales accionistas se mantendrán en el capital de Dominion

Cie Automotive confía en que sus principales accionistas mantendrán la apuesta por Dominion, favoreciendo la estabilidad en su accionariado.

Algunos analistas habían especulado en las últimas semanas con la posibilidad de una venta de las acciones de Dominion en mercado, que podría facilitar a Cie Automotive obtener fondos para reinvertir en adquisiciones en su negocio principal, en sector de automoción, «donde el grupo tiene una excelente trayectoria», observaban en Alantra.

En Santander, en cambio, valoraban la posibilidad de un dividendo extraordinario. Los analistas de la entidad se mostraban en todo caso optimistas con el negocio de Cie Automotive, augurando para 2018 «otro año fuerte de crecimiento, del 8,5%, de los ingresos orgánicos en la división de automóviles impulsado por una recuperación en Brasil y un crecimiento continuo en México y la India», apuntan en la firma, donde le otorgan un potencial de revalorización superior al 13%.

Sus acciones acumulan en 2018 una revalorización del 20%, lo que sitúa su valoración actual por encima de los 3.700 millones de euros.