Economía

Powell sigue el rumbo trazado por Yellen y acerca los tipos de interés en EEUU al 2%

logo
Powell sigue el rumbo trazado por Yellen y acerca los tipos de interés en EEUU al 2%
Powell sigue el rumbo trazado por Yellen y acerca los tipos de interés en EEUU al 2%.

Jerome Powell, presidente de la Fed. EFE

Resumen:

La Fed ha anunciado este miércoles una nueva subida de los tipos de interés, la primera bajo la presidencia de Jerome Powell, situando el precio del dinero en un rango entre 1,5 y 1,75%. La institución observa que el panorama económico en EEUU se ha fortalecido en los últimos meses y ha elevado su previsión de crecimiento este año y el próximo al 2,7% y el 2,4%, respectivamente, impulsado, entre otras cuestiones, por los estímulos fiscales de Donald Trump. Ante este escenario, y a pesar de la atonía de la inflación, la Fed prevé elevar los tipos dos veces más este año y otras tres en 2019 y en 2020, lo que llevaría el precio del dinero por encima del 3%.    

Jerome Powell ha entrado con fuerza al frente de la Reserva Federal de EEUU (Fed). El que es desde hace poco más de un mes el banquero central más poderoso del mundo se ha estrenado como presidente de la institución con una nueva subida de los tipos de interés que acerca el precio del dinero al 2% por primera vez en la última década.

El Comité de Mercado Abierto de la Fed ha decidido este miércoles elevar los tipos de interés en 0,25 puntos porcentuales, situándolos en un rango entre 1,5 y 1,75%. Una decisión que ha estado basada en la convicción de que «el panorama económico se ha fortalecido en los últimos meses», a pesar del enfriamiento que muestran algunos datos.

La convicción de que la economía se mantiene en una senda expansiva queda evidenciada en las nuevas previsiones económicas puestas sobre la mesa por el banco central. La institución que preside Powell prevé que la economía de EEUU se expanda en 2018 un 2,7% y un 2,4% el próximo año, lo que supone una mejora de dos y tres décimas respecto a lo previsto hace sólo tres meses.

A estas previsiones contribuyen los estímulos fiscales puestos en marcha por el Gobierno de Donald Trump en los últimos meses. «El estímulo fiscal es una aportación significativa», ha explicado el presidente de la Fed en la rueda de prensa posterior a la decisión. En cambio, los miembros del banco central no creen que los posibles aranceles que pretende levantar la Casa Blanca vayan a tener un impacto significativo en las perspectivas económicas.

Mejoran las previsiones de crecimiento

Este escenario permite a la Fed, además, pronosticar otras dos subidas de tipos en 2018 y otras tres en 2019 y en 2020, lo que llevaría el precio del dinero a las proximidades del 3,5%. Esto supone un camino de subidas de tipos ligeramente más pronunciado de lo que preveía el banco central antes del relevo en su presidencia.

«El Comité espera que, con nuevos ajustes graduales en la orientación de la política monetaria, la actividad económica se expandirá a un ritmo moderado en el medio plazo y las condiciones del mercado laboral se mantendrán fuertes», señala el comunicado emitido por el banco central.

Aunque la institución se mantiene vigilante sobre la evolución de la inflación, que apenas ha dado muestras de recuperación en los últimos meses, la Fed se muestra confiada en que, a medio plazo, se estabilizará en el nivel objetivo del 2%. De hecho, el banco central estadounidense ha elevado también sus previsiones para la inflación subyacente tanto en 2019 como 2020, para situarlas en el 2,1% en ambos casos.

«El nuevo presidente de la Fed empieza realmente donde lo dejó su predecesora. Se trataba de una subida de tipos bien señalizada, de la forma en la que nos hemos acostumbrado. Pero lo que es mucho más interesante es que la Fed está prediciendo una ronda de subidas de tipos ligeramente más agresiva desde este punto y tipos de interés estableciéndose en un nivel más elevado del que habían planeado. El efecto gota a gota de la fuerte economía de EEUU está empezando a filtrarse en una posición de la Fed más optimista», explica James Athey, gestor en Aberdeen Standard Investments.

El mensaje de la Fed generó una notable volatilidad en los mercados, con los inversores tratando de sopesar si pesan más los argumentos favorables a un ritmo más rápido de subida de los tipos o los que evidencian que el nuevo presidente del banco central no ve razones de urgencia para endurecer la política monetaria, conforme algunos datos muestran una moderación del crecimiento económico y no existen indicios de una aceleración de la inflación.