Ferrovial ha anunciado que reducirá su actividad en Reino Unido, el que desde hace años constituye el primer mercado de la compañía por delante de España. Ello es debido a la «incertidumbre» y el «complejo entorno» que se viven en el país como consecuencia del proceso de Brexit de la UE, cuando los ciudadanos británicos optaron por dejar la Unión el 23 de junio de 2016 en referéndum.

Así lo han señalado el presidente y primer accionista del grupo, Rafael del Pino, y su consejero delegado, Íñigo Meirás, durante la junta general de accionistas de la compañía.

Pelea por Heathrow

Ahora la multinacional de construcción y servicios se va a centrar en sus otros tradicionales mercados foráneos -siempre dentro del mundo anglosajón-, como Estados Unidos y Canadá, y en el nuevo, Australia, «para seguir creciendo» de forma orgánica, dado que el grupo descarta operaciones corporativas, han agregado los directivos.

Actualmente Ferrovial puja con IAG (el mastodóntico holding propietario de British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus) por el proyecto de ampliación del aeropuerto de Heathrow, con una inversión estimada en 14.000 millones de libras (más de 16.000 millones de euros). Probablemente esta competición esté entre las claves de una posible y paulatina retirada de la compañía de Del Pino del Reino Unido.