El Grupo CaixaBank ha elevado su beneficio un 74,7 % en el primer trimestre del año, hasta los 704 millones de euros, gracias principalmente al aumento de los ingresos básicos del negocio bancario, la reducción de las dotaciones y los mayores ingresos de participadas.

Las cuentas recogen también la incorporación del portugués BPI, que ha contribuido a los resultados del grupo con 40 millones de euros -169 millones si se tiene en cuenta la aportación de sus participadas-, y la contención de costes, pues los gastos recurrentes han crecido un 5,4 %, a menor ritmo que los ingresos ‘core’, que son la suma del margen de intereses, las comisiones y el negocio de seguros, que han alcanzado los 2.008 millones, un 6,5 % más.

En concreto, el margen de intereses ha aumentado un 4,3 %, situándose en 1.203 millones de euros; las comisiones netas han repuntado un 6,4 %, hasta 625 millones, y los ingresos y gastos por contratos de seguro o reaseguro han subido un 24,9 %, hasta 138 millones, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El margen bruto ha aumentado un 19,5 %, a 2.262 millones, y el de explotación, más de un 40 %, con 1.110 millones.

Cartera de participadas

Hasta marzo, los ingresos de la cartera de participadas eran de 271 millones, cifra que incluye los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación (266 millones), así como los ingresos por dividendos (5 millones).

Las ganancias/pérdidas por activos y pasivos financieros y otros han subido a 136 millones tras materializar plusvalías latentes de activos financieros disponibles para la venta, así como por la revalorización al precio de venta de la participación de BPI en Viacer, que ha contribuido en 54 millones al resultado neto.

Los recursos de clientes del Grupo CaixaBank totalizaban en marzo 351.420 millones, un 0,6 % más.

De los recursos en balance, que han subido un 1 %, destaca el crecimiento del 2 % del ahorro a la vista, hasta 162.020 millones, y la reducción sostenida del ahorro a plazo (-7,2 %), hasta 33.230 millones.

Activos gestionados

Por otro lado, los activos bajo gestión han aumentado un 0,6 %, hasta 97.171 millones, y como en los anteriores trimestres destaca el incremento del patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicavs, hasta 67.582 millones, un 1 % más, principalmente por nuevas suscripciones.

El crédito bruto a la clientela se ha situado en 223.249 millones (-0,3 %), mientras que la cartera sana se ha mantenido estable, según ha destacado CaixaBank, que hoy presenta a la prensa los resultados del primer trimestre en Valencia, donde trasladó su sede social en octubre por la crisis política en Cataluña.

CaixaBank ha señalado que el crédito para la adquisición de vivienda continuó marcado por el desapalancamiento de las familias, siendo la nueva producción inferior a las amortizaciones.

El crédito a particulares para otras finalidades, en cambio, ha aumentado un 0,4 %, impulsado principalmente por el crédito al consumo, que ha crecido un 5,3 % en España.

Menor morosidad

La morosidad siguió reduciéndose y en marzo se situó en el 5,8 %, casi un punto menos que hace un año.

Los saldos dudosos han descendido hasta 13.695 millones, una reducción de 2.440 millones en el último año, y la ratio de cobertura ha aumentado hasta el 55 %.

Las dotaciones y pérdidas por bajas de activos han caído un 44,1 %, hasta 191 millones, ya que en 2017 se incluyó, entre otros, el registro de 152 millones asociados a prejubilaciones y 154 millones de saneamiento en Sareb.

Actualmente, la cartera de adjudicados netos disponibles para la venta de CaixaBank se sitúa en 5.810 millones de euros, con una ratio de cobertura del 58 %, y el total de ventas de inmuebles en 2018 alcanza los 306 millones, un 3,4 % más que hace un año.

El grupo que preside Jordi Gual remarca su sólida posición de liquidez y solvencia: presenta una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,6 %, casi 3 puntos por encima de los requerimientos del supervisor, y el capital total, en términos fully loaded, alcanza el 16,1 %, por encima del objetivo del Plan Estratégico del 14,5 %.