Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha advertido sobre el riesgo de que las entidades financieras vuelvan a prácticas del pasado en la concesión de hipotecas, dado el nuevo dinamismo que vive el sector, cada vez más agresivo en precio y en el porcentaje que financia.

El primer espada del grupo de origen catalán ha señalado que la mora se dispara por encima del 14% cuando la banca concede un LTV (Loan To Value) de más del 80% del precio de una vivienda, frente a una tasa de mora del 2,2% que presenta el resto de créditos hipotecarios.

“Hay mucha liquidez y mucha voluntad de crecer en crédito y es normal que muchas entidades sean más activas”, ha señalado el directivo en la presentación de resultados de la entidad del primer trimestre, periodo en el que ha ganado 704 millones de euros, un 74% más. 

Gortázar ha subrayado el “esfuerzo” de la entidad para “convencer a los clientes para que si se endeudan lo hagan a tipo fijo”. Si el cliente opta por las hipotecas vinculadas al euribor, “nos tenemos que enfocar en que quien contrate conozca los riesgo de los tipos de interés”.

Blanqueo de capitales

Al respecto de la investigación abierta por la Audiencia Nacional por presunto blanqueo de capitales de la mafia china, Gortázar ha rechazado la “connivencia” de la entidad y ha manifestado su total confianza en la plantilla y ha asegurado que la “lucha contra el blanqueo es una prioridad absoluta”, dado el “compromiso de tolerancia cero” a estas prácticas.  Ha desvelado que un empleado de oficina fue despedido en el pasado, en el marco de la investigación al banco chino ICBC.

“Desde CaixaBank expresamos máximo respeto a actuaciones judiciales y reiteramos nuestra voluntad de colaborar con la justicia. Somos los primeros interesados en que se esclarezcan los hechos, pero en CaixaBank no hemos tenido connivencia alguna con los delitos de blanqueo que presuntamente han realizado empresas o personas de nacionalidad china”, ha manifestado el directivo.

Ha añadido que “en CaixaBank 225 personas luchan contra el blanqueo de capitales y los mecanismos se van actualizando y reforzando”, y ha asegurado que, desde su nombramiento como consejero delegado, la entidad se ha esforzado por mejorar la lucha contra estas prácticas.

Sobre la crisis catalana, Gortázar ha asegurado que la “situación es de normalidad desde hace meses” y ha evitado pronunciarse sobre la posibilidad de que la sede del grupo vuelva a Barcelona. “No es momento de replantearse esa decisión”, ha manifestado.