El fondo (o fondo buitre) Fidere, filial de la firma estadounidense de capital riesgo Blackstone, hizo un negocio redondo en 2013 en España. Concretamente, cerró operaciones muy suculentas de compra de vivienda pública gestionada en ese momento por el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, ambas gobernadas por el Partido Popular. El mayor negocio fue con el Consistorio madrileño, cuya alcaldesa era Ana Botella: Fidere adquirió 1.860 viviendas por 130 millones de euros, un precio que hoy se queda ridículo.

Y es que las Viviendas de Protección Oficial (VPO) que compró Fidere por 200 millones de euros (concretamente, por 201.986.870 euros) han multiplicado su valor por cinco. “El valor de mercado de las inversiones inmobiliarias al cierre del ejercicio 2017 ha ascendido a 1.011.293.608 euros”, reza un escueto apartado de las Cuentas anuales consolidadas e individuales relativas a 2017 por parte de Fidere. Más de mil millones de euros. En cuatro años han disparado su valor más de un 400%.

El valor de mercado de las VPO se multiplica por cinco desde 2013

La subida es igualmente espectacular con relación a hace un año, cuando el valor de las VPO compradas por el fondo ascendía ya a 660 millones, un crecimiento del 200% desde 2013. Pero es que entre 2016 y 2017 las proyecciones inmobiliarias de Blackstone en España se han desbocado ante la situación alcista que vive de nuevo el ladrillo; una tendencia que continúa en 2018 al encarecerse cada día más el mercado de la vivienda y cada año batiéndose récords de turistas.

“La metodología para calcular el valor de mercado de los inmuebles consiste en la preparación de 10 años de las proyecciones de los ingresos y gastos de cada activo”, explica la memoria anual de Fidere. “El cálculo y el análisis de la capitalización del rendimiento está implícito en esos valores”, prosigue el texto, que asegura basarse en “el mercado nacional y las condiciones del mercado institucional” a la hora de hacer previsiones.

Entre 2016 y 2017 las expectativas del fondo de capital riesgo se dispararon

Para Blackstone, el nuevo El Dorado inmobiliario en España no se encuentra en la costa sino en Madrid capital y Madrid región, especialmente el sur y antiguo cinturón industrial de la comunidad (posee también inmuebles en localidades más acaudaladas como Pozuelo de Alarcón o Majadahonda). Así lo atestigua un vistazo a sus 60 promociones (350.000 metros cuadrados disponibles): 46 de ellas están en la capital y en la Comunidad de Madrid. Así, aparecen siete promociones en el distrito de Carabanchel, otras siete en el de Vallecas, cinco en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, tres en Móstoles, dos en Tres Cantos…

Madrid, el nuevo El Dorado

La tendencia por Madrid se aprecia fácilmente viendo las últimas operaciones de Fidere el ejercicio pasado: el 30 de diciembre de 2016 se adjudicó una promoción de 138 viviendas en Alcorcón; el 16 de febrero de 2017, 576 viviendas en Tres Cantos; el 2 de marzo, 258 viviendas en Madrid ciudad, y ese mismo día la filial española de Blackstone compró otro paquete de 100 viviendas en Móstoles; finalmente el 28 de septiembre Fidere cerró la compra de 175 viviendas en la Comunidad de Madrid, junto con otras casas en Andalucía y Cataluña.

De 60 promociones que posee Fidere, 46 están en Madrid capital y en la Comunidad

Todas estas operaciones incluyen todavía más plazas de garaje y trasteros, además de centenares de viviendas, prueba de que el fondo considera cualquier activo inmobiliario. Fuera de Madrid la presencia de Blackstone es más bien testimonial, con promociones de relativa importancia tan solo en Barcelona (8.000 metros cuadrados en manos del fondo) o Guadalajara, una provincia que también experimenta un crecimiento poblacional debido a que pertenece al extrarradio de Madrid.

Problemas para la EMVS

No por nada, el fondo se ha convertido en la mayor inmobiliaria del país, sobre todo tras cerrar el pasado verano la operación más cara de la historia, el traspaso del ladrillo del quebrado Banco Popular, cuya cartera de activos se estima en cerca de 30.000 millones de euros. El Gobierno municipal de Ahora Madrid quiere revertir la venta de 1.860 viviendas de protección pública a Fidere pero el equipo de la actual alcaldesa, Manuela Carmena, se está topando con problemas en la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS), que fue la que ejecutó la polémica operación hace cuatro años.

Un dictamen de la Comisión Jurídica Asesora de la Comunidad de Madrid acaba de resolver que no se puede declarar nula la venta de las 1.860 viviendas a Fidere por parte de la EMVS. Por lo tanto, la comunidad impide al ayuntamiento seguir con el proceso.

El fondo es la mayor inmobiliaria de España al comprar parte del ladrillo del Popular

Blackstone se ve imparable en España: la última noticia es que el fondo ha comprado Cirsa Gaming Corporation, la principal compañía de juego online, al empresario Manuel Pérez Lao.