Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Luis María Linde, gobernador del Banco de España. Banco de España

logo
Linde se despide del Banco de España: de la nacionalización de Bankia al fiasco de Popular

Economía

Linde se despide del Banco de España: de la nacionalización de Bankia al fiasco de Popular

En sus seis años de mandato, el gobernador, que llegó al cargo con España a punto de la quiebra, ha liderado la reestructuración del sistema financiero

Luis María Linde (Madrid, 1945) apura su mandato al frente del Banco de España. En los próximos días se cumplen seis años desde que el 7 de junio de 2012 fuese nombrado gobernador de la institución, unas semanas antes de que España acariciase la quiebra con la prima de riesgo por encima de los 600 puntos y los bancos fuesen apuntados como culpables de todos los males.

Linde tomó el relevo de Miguel Ángel Fernández Ordóñez en un momento crítico para la banca y, por extensión, para la institución. La credibilidad del supervisor atravesaba sus horas más bajas por la gestión de la crisis financiera y Bankia, con Rodrigo Rato saliendo por la puerta de atrás, acababa de ser nacionalizada con una inyección de dinero público de más de 20.000 millones de euros.

Se estrenó como gobernador semanas antes de que España acariciase la quiebra y con Rato saliendo de Bankia

Su llegada al Banco de España se produjo en un momento tan controvertido que Pedro Azpiazu, portavoz del PNV, dudó entre la felicitación o la condolencia. “No sé si es un premio o un castigo ocupar actualmente ese puesto”, manifestó ante el Congreso. Y, dada la intensidad de los seis años en los que Linde ha regido el organismo, no iba muy desencaminado.

En los últimos años, el sector financiero se ha dado la vuelta como un calcetín. Acababa de tomar posesión del cargo Linde, cuando en julio de 2012 España solicitó ayuda a la Unión Europea. Llegó en forma de una línea de crédito de 100.000 millones de euros para capitalizar el sistema financiero a cambio de la firma de un Memorando de Entendimiento (MoU), acordado con las autoridades europeas para restaurar la confianza, estabilizar el sector y situarlo en una posición más sólida de cara al futuro.

Paralelamente, se constituyó el llamado banco malo. La Sareb adquirió activos inmobiliarios deteriorados valorados en 50.000 millones de euros a las entidades que había recibido algún tipo de ayuda pública para sobrevivir.

Con Linde al frente, el Banco de España ha contribuido a la adopción de medidas para reforzar la resistencia del sector, como el aumento de las provisiones y de la transparencia, y el impulso de procesos de integración entre las cajas de ahorros.

En los últimos compases de su mandato, la caída de Popular ha situado de nuevo al Banco de España en el punto de mira. La controvertida resolución de la entidad por parte de Europa y posterior venta exprés a Santander por un euro han disparado las críticas entre los miles de afectados y ha puesto en tela de juicio el papel del regulador.

«Sin vinculación política»

Linde era el candidato favorito de Luis de Guindos y se impuso al otro contrincante que sonaba en las quinielas para liderar el regulador, José Manuel González-Páramo. El hasta hace unas semanas ministro de Economía destacó del actual gobernador ser «experto en mercados y sistemas bancarios y sin vinculación política, clave para mantener la autonomía de la institución sobre los poderes del estado».

Linde es economista y funcionario del Cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado. Fue consejero comercial de la embajada de España en la URSS, secretario general técnico del Ministerio de Economía y, entre 1987 y 2000, director del área internacional del Banco de España.

Era el favorito de Guindos y se antepuso a González-Páramo, que también sonaba en las quinielas para suceder a Fernández Ordóñez

Entre 2001 y 2004 fue director del servicio de riesgo país del Banco de España. Los tres años ejerció como director ejecutivo por el grupo de España en el Banco Interamericano de Desarrollo, con sede en Washington, presidiendo durante dos años su Comité de Políticas y Evaluación. Ente 2009-2011, antes de ser nombrado gobernador de la institución, fue asesor de la dirección de asuntos internacionales del Banco de España.

A unos días de que Linde deje el cargo, todavía no está designado su sucesor. En los pasillos de la institución suena el nombre de Pablo Hernández de Cos, desde 2015 director general de Economía y Estadística del Banco de España. También el de Rosa Sánchez-Yebra, desde finales de 2016 vicegobernadora para la Estrategia de Desarrollo Social del Banco de Desarrollo del Consejo de Europa.

Otra profesional, Margarita Delgado, directora general adjunta de Mecanismo Único de Supervisión (MUS), dependiente del BCE, se perfila como líder del Banco de España. Íñigo Fernández de Mesa, que ya sonó como candidato a sustituir a Guindos al frente de la cartera de Economía, es otro de los directivos con opciones al cargo, así como Fernando Becker, ex presidente de Iberdrola en España.