La carrera para la sucesión al frente del Banco de España va tomando forma. Luis María Linde, gobernador desde mediados de 2012, abandonará su cargo, como muy tarde, el próximo 11 de junio, cuando se cumplen seis años de su nombramiento, tal como exige la ley de autonomía del Banco de España.

Varios candidatos suenan en las quinielas para liderar la institución que supervisa el sistema financiero. Sin embargo, el marcado carácter político del cargo dificulta la visibilidad del nombramiento.

Aunque tradicionalmente ha existido un pacto táctico entre PP y PSOE para designar al gobernador y subgobernador del organismo, respectivamente, la fragmentación del Congreso también pone en en el mapa formaciones menores que exigen consenso. Ciudadanos ya ha manifestado que se niega a pactar en aras de renovar el sistema de designaciones.

Hernández de Cos es el candidato que atraería las simpatías de PSOE y Ciudadanos, por su marcado perfil técnico

Uno de los profesionales que podría tomar el relevo de Linde y cuyo nombre era desconocido hasta ahora es Pablo Hernández de Cos, desde  2015 director general de Economía y Estadística del Banco de España. “Es el candidato que, probablemente, más fácilmente atraería las simpatías de PSOE y Ciudadanos, por su marcado perfil técnico y menos sesgo político”, señalan fuentes cercanas a las cúpulas de la Administración y el regulador.

Su curriculum es nutrido y trayectoria elocuente. Desde 2015, además de dirigir el servicio de estudios como ‘cerebro económico’ de la institución, es alterno al gobernador en el Consejo de Gobierno del BCE, miembro del Consejo Superior de Estadística de España, miembro del Patronato del Centro de Estudios Monetarios y Financieros (CEMFI) y miembro del Patronato y la Comisión Ejecutiva de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA). En 2016, además, se estrenó en el Consejo del International Center for Monetary and Banking Studies (ICMB) y un año más tarde en el Comité Económico y Financiero de la UE.

Sánchez-Yebra, con el apoyo de Guindos, y Delgado, con el de los socialistas, también suenan como favoritas

Más cercana al PP y a Luis de Guindos,  y con papeletas para ocupar el despacho más importante del histórico edificio del Banco de España, figura Rosa Sánchez-Yebra.

Es, desde finales de 2016, vicegobernadora para la Estrategia de Desarrollo Social del Banco de Desarrollo del Consejo de Europa. Previamente, desde 2014, ejerció como Secretaria General del Tesoro en el Ministerio de Economía y Competitividad, ocupando también cargos de consejera del Banco de España, de la CNMV y el FROB, vicepresidenta del Fondo de Garantía de Depósitos, presidenta del Comité de Seguimiento de Sareb y del Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE). En el ámbito internacional, Sánchez-Yebra ejerce de gobernadora alterna en el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Su proximidad a Luis de Guindos, como su número dos entre 2014 y 2016, la convierte en la favorita del futuro mandatario del BCE, que tomará posesión del cargo el 1 de junio. Pero precisamente su afinidad al ex dirigente del PP la desacredita a los ojos de la oposición, aunque no milita en el partido.

Otra profesional, Margarita Delgado, directora general adjunta de Mecanismo Único de Supervisión (MUS), dependiente del BCE, se perfila como líder del Banco de España. En contraposición a Rosa Sánchez-Yebra, Delgado contaría, sobre todo, con el respaldo del PSOE.

Fernández de Mesa y Becker sonaron con fuerza hace unas semanas pero su vínculo con el PP genera cierto rechazo en la oposición

Antes de su incorporación al BCE, era directora del departamento de Inspección I del Banco de España. Fue, desde 2013, responsable de la supervisión de las antiguas cajas de ahorros. Ingresó en el Banco de España en 1988 y en 1991 aprobó la oposición de inspector de entidades de crédito. Desde entonces, Delgado ha desarrollado su carrera profesional en todos los departamentos operativos de la Dirección General de Supervisión.

Por otro lado, Íñigo Fernández de Mesa, que ya sonó como candidato a sustituir a Guindos al frente de la cartera de Economía, es otro de los profesionales con opciones -aunque cada vez se ven más difusas- a tomar las riendas del Banco de España. Sin embargo, su afinidad con el PP y actual posición al frente del banco de inversión Rothschild en España lo alejan, según fuentes de su entorno, de la posibilidad de llegar a lo más alto de la cúpula del regulador.

Fernández de Mesa, ex secretario general del Tesoro Público, fue nombrado secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa en  2014, en sustitución de Fernando Jiménez Latorre. Dejó el ministerio con el último cambio del Gobierno, en noviembre de 2016, pasando el testigo a Irene Garrido.

Como Ferández de Mesa, el nombre de Fernando Becker, que hace unos meses sonó con cierta fuerza para sustituir a Linde, ha ido perdiendo tirón. Amigo personal del actual gobernador desde la infancia, Becker, hasta principios de este año presidente de Iberdrola en España, sonó también como posible sustituto de Guindos en el ministerio de Economía. Sus inclinaciones políticas no serían del agrado de los socialistas.

El procedimiento de eleccióndicta que el gobernador del Banco de España sea nombrado por el Rey, a propuesta del presidente, Mariano Rajoy, “entre quienes sean españoles y tengan reconocida competencia en asuntos monetarios o bancarios”. Con carácter previo al nombramiento, el recién elegido Ministro de Economía, Román Escolano, comparecerá  en la comisión de Economía del Congreso para informar sobre el candidato propuesto, según recoge la normativa vigente.