Economía

Tsipras presenta su nuevo plan económico para cuando finalice el rescate de Grecia

Después de ocho años bajo el escrutinio de las instituciones acreedoras, el Gobierno griego se prepara para iniciar una nueva fase en la que pretende impulsar las exportaciones, estimular la innovación y luchar contra la economía sumergida.

logo
Tsipras presenta su nuevo plan económico para cuando finalice el rescate de Grecia
Tsipras presenta el nuevo plan económica para cuando concluya el rescate de Grecia.

Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia. EFE

Resumen:

El Gobierno griego ha presentado un nuevo plan que marca las líneas maestras que deben regir la política económica del país ante el inminente fin del rescate europeo, ocho años después de su inicio.

El primer ministro, Alexis Tsipras ha explicado que este nuevo plan suponga el punto de partida para la refundación económica de Grecia, poniendo fin a los modelos productivos del pasado, basados en el crédito y el consumo.

Una meta ambiciosa fijada en el plan prevé que las exportaciones pasen a representar el 50% del producto interior bruto (PIB) en 2025, desde el 33% que suponen actualmente.

El Ejecutivo griego ha identificado una serie de sectores a potenciar, entre los que destacan la medicina, la agroalimentación, la energía y la innovación.

El Gobierno griego subraya la importancia de luchar contra el trabajo no declarado y también se marca el objetivo de elevar el salario mínimo.

Tsipras considera que, para poder dar un impulso a la economía, es imprescindible que las instituciones acreedores cumplan con su compromiso de aliviar el peso de la deuda helena.

Grecia se prepara para adentrarse en una nueva fase. Ocho años después de solicitar el primer rescate en la Unión Europea, la economía helena avista ya el momento de volver a avanzar por sí misma. Y el primer ministro del país, Alexis Tsipras, trabaja ya en el diseño del nuevo rumbo a seguir.

“Es hora de escribir el plan para el día siguiente” al rescate, ha señalado el dirigente griego tras presentar a sus ministros las líneas maestras del plan denominado Estrategia de crecimiento para el futuro, que dibuja los grandes objetivos de la economía helena durante los próximos tres años, y que se basa en el cumplimiento de los compromisos presupuestarios con los acreedores, al tiempo que se reduce la presión fiscal y se incide en la cohesión social. Este plan será debatido este jueves en la reunión del Eurogrupo en Bruselas.

Tsipras pretende que este nuevo plan suponga el punto de partida para la refundación económica de Grecia, poniendo fin a los modelos productivos del pasado, basados en el crédito y el consumo, a los que se responsabiliza de la profunda crisis sufrida por el país.

Aunque el proyecto aún debe ser desarrollado, en el mismo se establecen una serie de pautas y objetivos que deben guiar los futuros pasos de la política económica helena. Así, una meta ambiciosa fijada en el plan prevé que las exportaciones pasen a representar el 50% del producto interior bruto (PIB) en 2025, desde el 33% que suponen actualmente. En 2009, antes del primer rescate, suponían solo el 19%.

El Ejecutivo griego ha identificado una serie de sectores con especial potencial de crecimiento, más allá del tradicional motor que ha sido el turismo. Entre los sectores a potenciar, se destaca la medicina, la agroalimentación, la energía y la innovación.

La principal herramienta para sacar adelante este proyecto la constituirá el Banco Griego de Desarrollo, una figura que está todavía por crear. Además se recurrirá a los fondos del denominado Plan Juncker (8.000 millones de euros), y a los créditos del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y del Banco Europeo de Inversiones, por valor de 2.500 y 20.000 millones, respectivamente.

El Gobierno griego considera esencial que el Eurogrupo de este jueves se comprometa a un alivio de la carga de deuda helena

En material laboral, el Gobierno griego subraya la importancia de luchar contra el trabajo no declarado, afirmando que, desde que Tsipras inició su mandato, hace tres años, ya ha habido primeros progresos en esta cuestión. El objetivo, dijo el primer ministro heleno, es que en 2021 el empleo irregular tan solo comporte el 5% del empleo total, frente al 13% actual, una cifra seis puntos inferior a la de hace tres años.

Otra meta imperativa, añadió, será elevar el salario mínimo (actualmente en 586 euros brutos para los mayores de 25 años), y restaurar la negociación colectiva, dos de las principales promesas de Syriza al asumir el Gobierno en 2015, enterradas en su momento por exigencia de los acreedores.

Tsipras defiende que estos planes son compatibles con el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria comprometidos con los acreedores, incluida la necesidad de tener que generar anualmente un superávit primario del 3,5 % del PIB hasta 2022.

El Gobierno heleno ha presentado este plan econonómico solo dos días después de alcanzar un principio de acuerdo con las instituciones acreedoras para cerrar la cuarta y última evaluación del rescate, una piedra angular en el camino hacia la salida definitiva del programa de asistencia y a la espera de que este jueves se celebre una reunión clave para el futuro del país.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha fijado este jueves como fecha límite para que los socios europeos se pronuncien sobre un posible alivio de la deuda griega. De no hacerlo, ha advertido de que no participaría en un nuevo programa de asistencia al país tras el fin del rescate. “Si el Eurogrupo del jueves no llega a un compromiso sobre la cuestión de la deuda, es probable que el FMI salga del programa”, dijo este lunes el representante griego en el Fondo, Mijalis Psalidópulos, en declaraciones a la emisora de radio 247.

Tsipras considera que, para poder dar un impulso a la economía, es imprescindible que las instituciones acreedores cumplan con su compromiso de aliviar el peso de la deuda helena, actualmente cerca del 180 % del PIB. El dirigente heleno ha explicado que existen conversaciones sobre este asunto y se mostró confiado en que se resolverán de forma positiva en el Eurogrupo de este jueves. El pacto debería incluir medidas a corto, mediano y largo plazo, y limitar a un 15% del PIB la financiación bruta anual de la deuda.