El Grupo ACS, a través de ACS Infrastructure Canadá, Inc. (Iridium), logró cerrar con éxito, el pasado jueves 14 de junio, la refinanciación en bonos de la deuda de la concesión Autoroute 30 (“A30”), una de las grandes autopistas que recorre la zona francófona de Québec y que precisa de una ampliación que correrá a cargo de la compañía de Florentino Pérez. La refinanciación se ha hecho por valor de 797 millones euros y se ha dirigido principalmente a grandes compañías de seguros y fondos de pensiones tanto en Canadá como en los EEUU.

La emisión es considerada, según ACS, “la más grande en el sector de proyectos de transporte en Canadá”. “La demanda ha superado la oferta por un volumen tres veces superior, lo que denota el evidente interés del mercado por los proyectos del Grupo ACS”. ACS, junto con la italiana Atlantia, se hizo definitivamente en marzo con Abertis a través de una oferta pública de adquisición, creando el gigante mundial en construcción y concesiones de autopistas.

Cuatro carriles

Los bonos recibieron calificación crediticia de BBB+ por parte de las dos agencias de rating Standard & Poors y Fitch. Entre ellos, explica la compañía, se incluye a algunos de los inversores institucionales más importantes y sofisticados en el mercado de deuda privada. El proyecto, de cuatro carriles y 42 kilómetros pasa por la isla de Montreal en la costa sur y tiene una inversión total de 1.100 millones de euros.

Esta autoroute abrió al tráfico en diciembre del 2012 y lleva en operación más de cinco años y medio. La refinanciación, por tanto, también la operación, mantenimiento y rehabilitación de la nueva extensión construida así como 32 kilómetros adicionales de la Autoroute 30 ya existente.