El gestor de navegación aérea de España, Enaire, y la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), que agrupa a más del 90 % del colectivo, han dejado prácticamente sellado un preacuerdo nacional de bases que deje cerrada la negociación hasta 2023, según informa la Agencia EFE.
Mañana, martes, por la mañana volverán a reunirse para acordar unos “últimos flecos” de la negociación que afectan a la entrada de nuevo personal y sus tablas de jornadas en el centro de control de Barcelona.
Aena ha mostrado su “satisfacción plena” tras la reunión de esta tarde y la USCA confía en que mañana se concrete finalmente el acuerdo que disipe la posibilidad de huelgas y paros en el sector del control aéreo en España, a la espera de la firma definitiva por Fomento y Hacienda.