Economía | Transporte

Uber y Cabify retoman la actividad en Barcelona tras los incidentes del miércoles

La asociación Unauto VTC denuncia que el Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Fomento cedan al "chantaje" del sector del taxi

Uber y Cabify retoman el servicio en Barcelona tras las agresiones del miércoles.

Las protestas del miércoles en Barcelona dejaron imágenes de ataques violentos de grupos de taxistas contra vehículos VTC. EFE

La normalidad regresa a las calles de Barcelona. Uber, Cabify y el resto de servicios VTC vuelven a estar disponibles en la Ciudad Condal desde este viernes, una vez finalizado el paro del sector del taxi.

Desde la asociación Unauto VTC, la mayoritaria en el sector, califican la jornada del jueves, en la que debieron dejar de prestar sus servicios por los ataques violentos recibidos por parte de algunos grupos de taxistas, como «uno de los días más duros de la historia del sector de las VTC en España».

Y aunque celebran la vuelta a la normalidad invitan a reflexionar sobre una situación por la que, «por primera vez en 30 años, nos vimos obligados a suspender nuestro servicio a causa de los ataques violentos perpetrados por grupos organizados», señala el comunicado.

La asociación de VTC denuncia lo que consideran una cesión al chantaje del sector del taxi por parte de instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Fomento, al que acusan de retirar «inexplicablemente» este jueves «la petición de medidas cautelares sobre el reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para restringir el número de licencias VTC en Barcelona, después de manifestar públicamente que las pedía porque el AMB no tiene competencias para aprobarlo».

Las empresas VTC consideran inexplicable la actuación del Gobierno sobre el reglamento del sector en Barcelona

Desde Unauto VTC recalcan que el servicio que prestan compañías como Uber y Cabify en Barcelona, así como en todo el territorio español «es plenamente legal, regulado en la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres y prestado bajo el amparo de una autorización otorgada por la Generalitat de Cataluña». De hecho, critican, los que incumplen la ley «son quienes dirigen ataques violentos contra nuestro sector con el ánimo de amedrentarnos e impedirnos trabajar libremente, así como de presionar a las Administraciones para que cambien las reglas de juego en su beneficio».

El comunicado emitido por la asociación de VTC defiende que los ataque sufridos estos días en Barcelona representa, no solo una agresión al sector, sino «un ataque directo al Estado de Derecho, a los derechos de los trabajadores, a la libre elección de los ciudadanos y a la imagen de una ciudad abierta y cosmopolita como Barcelona». Por eso critican la incapacidad de las autoridades para mantener el control e impedir la acción coercitiva de los grupos violentos.

«Estamos seguros de que la mayoría de representantes del sector del taxi entienden que el único camino es el respeto a la Ley y que acciones violentas como las que hemos sufrido resultan intolerables, máxime cuando se hacen desde una supuesta representación de su sector», prosigue el escrito de Unauto VTC, que demanda que las autoridades respondan a sus responsabilidades para evitar que vuelvan a producir escenas de violencia como las vividas el pasado miércoles.

«Es obligación de todos aislar a los violentos y fomentar un diálogo que nos permita una convivencia pacífica y ordenada, dentro de la ley», apuntan.

Comentar ()