Economía | Empresas

El Gobierno mantiene en vilo a las tecnológicas y no aclara si habrá ‘tasa Google’

La ministra de Industria sólo confirma que el Ejecutivo revisa todos los impuestos para reformarlos y lanzar una “fiscalidad del siglo XXI”.

logo
El Gobierno mantiene en vilo a las tecnológicas y no aclara si habrá ‘tasa Google’
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. efe

Resumen:

En los últimos meses, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha mostrado dispuesto a continuar con los planes que planteaba el anterior Ejecutivo (el de Mariano Rajoy y con Cristóbal Montoro al frente de Hacienda) de crear un impuesto específico para gravar los servicios tecnológicos. Un nuevo tributo, o una tanda de ellos, que se conoce popularmente ya como tasa Google. Las tecnológicas, que han manifestado de manera muy abierta su rechazo a la imposición de este nuevo impuesto, aún están pendientes de que el Gobierno confirme si finalmente habrá nueva tributación (para la que se ha barajado de manera no oficial cargos que van entre el 3 y el 15% de los ingresos de las compañías). Sin embargo, el sector tecnológico aún sigue en vilo, porque el Ejecutivo no lo aclara. Tampoco lo ha hecho la ministra de Industria, Comercio y  Turismo, Reyes Maroto, en un foro en el que el sector esperaba (o temía) que se pudieran desvelar de una vez por dónde van los planes gubernamentales. La ministra no ha desvelado durante su intervención en el 32 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, organizado por la patronal tecnológica Ametic y que se celebra esta semana en Santander, y sólo se ha limitado a apuntar que todo sigue bajo estudio. “Estamos trabajando en definir una fiscalidad del siglo XXI”, ha subrayado Maroto. “Se adelantan titulares, pero lo ahora estamos haciendo es una revisión de toda la fiscalidad”. Una labor en la que están implicados varios ministerios –pero con el Ministerio de Hacienda con mando en plaza-.

En los últimos meses, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha mostrado dispuesto a continuar con los planes que planteaba el anterior Ejecutivo (el de Mariano Rajoy y con Cristóbal Montoro al frente de Hacienda) de crear un impuesto específico para gravar los servicios tecnológicos. Un nuevo tributo, o una tanda de ellos, que se conoce popularmente ya como tasa Google.

Las tecnológicas, que han manifestado de manera muy abierta su rechazo a la imposición de este nuevo impuesto, aún están pendientes de que el Gobierno confirme si finalmente habrá nueva tributación (para la que se ha barajado de manera no oficial cargos que van entre el 3 y el 15% de los ingresos de las compañías). Sin embargo, el sector tecnológico aún sigue en vilo, porque el Ejecutivo no lo aclara.

Tampoco lo ha hecho la ministra de Industria, Comercio y  Turismo, Reyes Maroto, en un foro en el que el sector esperaba (o temía) que se pudieran desvelar de una vez por dónde van los planes gubernamentales. La ministra no ha desvelado durante su intervención en el 32 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, organizado por la patronal tecnológica Ametic y que se celebra esta semana en Santander, y sólo se ha limitado a apuntar que todo sigue bajo estudio.

“Estamos trabajando en definir una fiscalidad del siglo XXI”, ha subrayado Maroto. “Se adelantan titulares, pero lo ahora estamos haciendo es una revisión de toda la fiscalidad”. Una labor en la que están implicados varios ministerios –pero con el Ministerio de Hacienda con mando en plaza-.

Las quejas de las tecnológicas

¿Habra tasa Google? Pues de momento no se sabe, pero las tecnológicas se quejan de manera preventiva anticipando el golpe. El sector tecnológico, por un lado, advierte de que no tiene sentido que se aplique en un solo país, por la merma a la competitividad de las empresas españolas que supondría; y, por otro, se queja de que se esté vinculando la creación de este impuesto sectorial como una de las vías para sanear el sistema de pensiones.

“Es un error total” ligar la tasa Google con el saneamiento del sistema de pensiones. “La sostenibilidad de las pensiones tiene que venir por la creación de muchos empleos y bien pagados”, subrayaba el presidente de Ametic, Pedro Mier, en un encuentro con la prensa.

Y para conseguir todos esos empleos, “haya que apoyar a los sectores que los crea y que lo hace siendo bien retribuidos”, sentencia Mier. “La prioridad es garantizar el Estado del Bienestar, pero para eso hay que impulsar el desarrollo económico y no priorizar medidas impositivas”.

En paralelo, desde Ametic –que agrupa a dos centenares de tecnológicas, entre ellas gigantes como Google, Microsoft o Samsung- critica la intención del Gobierno español de aplicar una tasa de estas características con carácter nacional.  “No se pueden dar soluciones locales a problemas locales”, sostiene el presidente de la asociación. “Existe un riesgo tremendo de desigualdad competitiva”, advierte. “Como mínimo debe aplicarse a nivel europeo. Y si se puede, a nivel global”.