Economía | Empresas

AIReF calienta el pacto PSOE-Podemos: avisa de que las empresas pagan pocos impuestos

La formación morada presiona a los socialistas para que impongan un tipo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades sobre todos los beneficios de las empresas

logo
AIReF calienta el pacto PSOE-Podemos: avisa de que las empresas pagan pocos impuestos
El presidente de la AIReF, José Luis Escrivá.

El presidente de la AIReF, José Luis Escrivá. Europa Press

Resumen:

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha difundido este miércoles un gráfico en su cuenta personal de Twitter en la que actualiza un gráfico del organismo en el que queda claro que la tributación de las empresas españolas por el Impuesto de Sociedades apenas alcanza a la mitad de sus beneficios.

Se trata de información sensible en un momento en el que el Gobierno y Unidos Podemos estudia alternativas para incrementar la imposición a las grandes empresas y, especialmente, a la banca, toda vez que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha dado por aparcado el nuevo impuesto a la banca con el que pretendía pagar parte de las pensiones.

Escrivá se ha expresado así en en la red social: “con datos definitivos de recaudación AEAT, actualizo en gráfico adjunto cálculos de la AIReF, y se confirma que, en términos reales, el Impuesto de Sociedades devengado todavía no ha alcanzado en 2017 el nivel de 1999, mientras que el resultado contable se ha mas que doblado”.

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha difundido este miércoles un gráfico en su cuenta personal de Twitter en la que actualiza un gráfico del organismo en el que queda claro que la tributación de las empresas españolas por el Impuesto de Sociedades apenas alcanza a la mitad de sus beneficios.

Se trata de información sensible en un momento en el que el Gobierno y Unidos Podemos estudia alternativas para incrementar la imposición a las grandes empresas y, especialmente, a la banca, toda vez que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha dado por aparcado el nuevo impuesto a la banca con el que pretendía pagar parte de las pensiones.

Escrivá se ha expresado así en en la red social: “con datos definitivos de recaudación AEAT, actualizo en gráfico adjunto cálculos de la AIReF, y se confirma que, en términos reales, el Impuesto de Sociedades devengado todavía no ha alcanzado en 2017 el nivel de 1999, mientras que el resultado contable se ha mas que doblado”.

En un primer informe para valorar el proyecto de Ley de Presupuestos de 2018, la Autoridad Fiscal advertía de que el crecimiento del impuesto sobre Sociedades quedó en 2017 lejos del incremento del 12,6% previsto en los presupuestos, con una desviación de 1.256 millones de euros. Los ingresos por el impuesto crecieron, decía entonces, un 6,8%, en línea con la evolución de los pagos fraccionados, que constituyen su partida más importante y suponen casi el 100% de la recaudación de los últimos años.

“En términos de devengo, y a la espera todavía de conocer la declaración anual que se presentará en julio de 2018, se estima que el crecimiento en 2017 fue del 15%”, similar a la evolución de las bases imponibles –sobre las que se aplica el tipo impositivo–, que habrían mejorado en torno al 12%, y al resultado contable positivo de las grandes empresas y grupos, que lo habría hecho en torno al 14%, añadía.

Sin embargo, el organismo advertía que en los últimos años se ha venido produciendo un distanciamiento entre el resultado contable y las bases imponibles y el impuesto devengado por otro, es decir, que las empresas cada vez pagaban menos respecto a sus ganancias. En términos medios, en el período 1999-2016, el crecimiento registrado por el resultado contable positivo habría duplicado el de las bases y el del impuesto devengado.

En su actualización del gráfico, una vez conocidos los ingresos al cierre del año, el gráfico difundido por Escrivá muestra que sobre una base 100, el resultado contable en el impuesto alcanza un nivel del 219; las bases imponibles, el 110; y el impuesto devengado, el 97, menos de la mitad que los beneficios obtenidos.

En el ojo del huracán

La pertinencia de este gráfico radica en que es uno de los que está en estos momentos en la mesa de negociación entre el Gobierno y Podemos para tratar de alcanzar acuerdos que permita el voto favorable de los segundos a la nueva senda de estabilidad y su apoyo en la tramitación de los Presupuestos de 2019; y en la AIReF es nada menos que el órgano auditor de las Administraciones Públicas.

Pues bien, una de las exigencias de Unidos Podemos es que las grandes empresas paguen un mínimo del 15% en Sociedades, como comparte el PSOE, pero no sobre la base imponible del impuesto, sino sobre el resultado contable, los beneficios. De esa manera, la formación morada pretende que las empresas internacionalizadas paguen también por los dividendos en el extranjero, que en 2017 cuantifican en unos 86.000 millones de euros. Según IU, con un tipo del 10% la tributación por estos dividendos podría arrojar al menos 2.500 millones de euros extra de recaudación.