El ministro de Fomento José Luis Ábalos ha comparecido esta mañana en un desayuno informativo en el Palace de Madrid. Desde el lujoso hotel, Ábalos ha anunciado una inversión de 1.000 millones de aquí a 2019 para los Cercanías de Madrid, esto es, en los dos próximos años. «Vamos a multiplicar por cuatro la inversión prevista en las Cercanías madrileñas para 2018», ha dicho el ministro valenciano. «3.000 millones de euros para renovar el parque móvil de Cercanías».

Para el ministro, el transporte «metropolitano tiene un impacto mayor que la alta velocidad, y por eso las inversiones en cercanías son una prioridad», tanto en la compra de nuevos trenes como en el mantenimiento del viario. La intención del Ejecutivo del PSOE es acabar con los problemas que atraviesa esta red regional explotada por Renfe Operadora, que desde hace dos años sufre continuos retrasos y averías.

Acelerar la inversión de De la Serna

El anuncio de Ábalos supone una aceleración de la inversión prometida por su predecesor Íñigo De la Serna, 5.000 millones hasta 2025 en Cercanías. Igualmente ha declarado que espera mejorar la conexión del aeropuerto con la red, así como las estaciones de Gran Vía y Sol.

El ministro ha abundado en lo que dijo al principio del verano, que las autopistas de peaje quebradas no serán relicitadas al mejor postor privado. «Nos hemos encontrado con que no hay nada preparado», ha dicho. «El déficit del rescate ya lo tenemos contabilizado. Así que vamos a hacer las cosas bien». Asimismo ha criticado el «coste incierto» del Plan Público-Privado para las carreteras nacionales.

«No hay nada preparado»

Sí ha apostado por un nuevo «modelo de peaje», ya que en opinión del ministro en la actualidad este no es equitativo. «Tenemos que buscar un modelo que, partiendo de la igualdad territorial, permita la sostenibilidad financiera y medioambiental de la totalidad de la red. No puede haber territorios que sigan amortizando inversiones que ya no tienen que seguir siendo amortizadas. No creo que haya que limitar el tema a una parte de los 26.000 kilómetros de red».

Sobre la liberalización del tren, Ábalos cree que Renfe tiene que ser también «agresiva» para competir en el nuevo mercado internacional que se abrirá a partir de 2019 con el IV Paquete Ferroviario.