Economía | Empresas NACE LA NUEVA AELEC

La patronal de las eléctricas se reinventa para no tocar los temas en que chocan sus socios

Unesa se rebautiza como Aelec y se centrará en hacer lobby sobre los aspectos regulados del sector, sorteando asuntos como el cierre nuclear o del carbón en que las empresas defienden posturas antagónicas.  

logo
La patronal de las eléctricas se reinventa para no tocar los temas en que chocan sus socios
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la presidenta de Aelec, Marina Serrano.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la presidenta de Aelec, Marina Serrano. aelec

Resumen:

La patronal eléctrica se reinventa. Casi del todo. Deja de ser Unesa para rebautizarse como Aelec (Asociación de Empresas de Energía Eléctrica). Lo hace, dicen en la organización, para ser más moderna, más flexible, para adaptarse a una transición energética ineludible y que ya está aquí. Pero también son unos cambios obligados para adaptarse a un nuevo papel con objetivos menos ambicioso, con un ámbito de actuación más reducido, para centrarse sólo en los temas en que sus socios, las cinco grandes eléctricas (Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP y Viesgo), no chocan frontalmente, para ocuparse tan sólo de los pocos ámbitos que ya comparten. Los planes de las eléctricas para la nueva Aelec –presentada este miércoles por todo lo alto en sociedad con presencia de los principales ejecutivos de las empresas y de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera- pasan por centrarse en hacer lobby sobre los negocios regulados del sector. Singularmente, para afrontar conjuntamente y negociar con el Gobierno la retribución que reciben por sus redes de distribución eléctrica. La patronal –nacida en 1944 y renacida ahora, 74 años después- pretende reinventarse volcándose en el asunto que comparten sin demasiadas diferencias de criterio las cinco grandes compañías, que es la defensa del negocio de distribución (las redes) para negociar un marco regulatorio y la retribución. Unas redes, subrayan desde Aelec, que serán clave para la expansión de las renovables y del autoconsumo en el país. El objetivo es que la nueva patronal –con Marina Serrano como presidenta desde hace casi un año- se centre en distribución y deje lo máximo posible al margen la generación eléctrica. Un ámbito espinoso que sólo abordarán en sus aspectos generales y con una escrupulosa “neutralidad tecnológica”. Y es que las eléctricas integradas en Aelec no comparten objetivos en materia de generación eléctrica. Unas volcadas en las renovables (eólica, singularmente), otras aún defendiendo el gas y el carbón; unas defendiendo la continuidad de las centrales nucleares y otras abogando por el cierre ordenado…

La patronal eléctrica se reinventa. Casi del todo. Deja de ser Unesa para rebautizarse como Aelec (Asociación de Empresas de Energía Eléctrica). Lo hace, dicen en la organización, para ser más moderna, más flexible, para adaptarse a una transición energética ineludible y que ya está aquí.

Pero también son unos cambios obligados para adaptarse a un nuevo papel con objetivos menos ambicioso, con un ámbito de actuación más reducido, para centrarse sólo en los temas en que sus socios, las cinco grandes eléctricas (Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP y Viesgo), no chocan frontalmente, para ocuparse tan sólo de los pocos ámbitos que ya comparten.

Los planes de las eléctricas para la nueva Aelec –presentada este miércoles por todo lo alto en sociedad con presencia de los principales ejecutivos de las empresas y de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera- pasan por centrarse en hacer lobby sobre los negocios regulados del sector. Singularmente, para afrontar conjuntamente y negociar con el Gobierno la retribución que reciben por sus redes de distribución eléctrica.

La patronal –nacida en 1944 y renacida ahora, 74 años después- pretende reinventarse volcándose en el asunto que comparten sin demasiadas diferencias de criterio las cinco grandes compañías, que es la defensa del negocio de distribución (las redes) para negociar un marco regulatorio y la retribución. Unas redes, subrayan desde Aelec, que serán clave para la expansión de las renovables y del autoconsumo en el país.

El objetivo es que la nueva patronal –con Marina Serrano como presidenta desde hace casi un año- se centre en distribución y deje lo máximo posible al margen la generación eléctrica. Un ámbito espinoso que sólo abordarán en sus aspectos generales y con una escrupulosa “neutralidad tecnológica”.

Y es que las eléctricas integradas en Aelec no comparten objetivos en materia de generación eléctrica. Unas volcadas en las renovables (eólica, singularmente), otras aún defendiendo el gas y el carbón; unas defendiendo la continuidad de las centrales nucleares y otras abogando por el cierre ordenado…

Las grandes eléctricas consideran que ya existen patronales sectoriales que pueden hacerse cargo de la defensa de los intereses de las diferentes tecnologías de producción (Asociación Empresarial Eólica, Foro Nuclear, Sedigas, Carbunión…). Sortear estos temas es una forma de evitar el choque frontal entre los socios y apagar la crisis interna, según reconocen las propias compañías en privado.