Economía | Empresas

Las eléctricas se defienden: “Ninguna compañía se beneficia de la subida de la electricidad”

Las grandes compañías niegan que haya “ningún abuso” en el mercado ante las acusaciones de Pablo Iglesias y defienden que el recibo de la luz no refleje directamente los vaivenes del mercado.

logo
Las eléctricas se defienden: “Ninguna compañía se beneficia de la subida de la electricidad”

Flickr | Sebastian Appelt

Resumen:

El precio de la electricidad no deja de subir. En las últimas semanas, el mercado mayorista de la electricidad ha ido marcando continuamente niveles máximo de este año, y ya amenaza con que en 2018 el recibo de luz acabe siendo el más caro de la historia.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) lleva meses  -incluso antes de la actual espiral alcista- rastreando el mercado en una investigación continua en busca de posibles irregularidades.

E incluso el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha responsabilidad de las subidas a las compañías energéticas y ha exigido al Ejecutivo que frene “los abusos de las eléctricas”.

Ante este escenario, salen al paso. “No hay ningún abuso”, ha sentenciado hoy el consejero delegado de Endesa, José Bogas, en un foro organizado por El Economista. “La subida de la electricidad se debe al alza de las commodities [petróleo, gas y carbón] y de los derechos de emisión del CO2. Nada más. No hay abusos”.

Desde Iberdrola se señalan las mismas causas para explicar la espiral alcista del mercado mayorista de la electricidad. “Sube el CO2, que está regulado por una política común europea. Y sube el carbón y el gas, lo que tiene en España el mismo efecto que en Francia, Italia, Reino Unido o Alemania”, ha subrayado la consejera delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría. “El mercado mayorista es transparente, y funciona desde 1997”.

Las energéticas se defienden ante la acusación de que el boom de precios actual sirva para inflar los resultados de las empresas.

Según apuntan fuentes del sector, las grandes eléctricas no se benefician porque en la mayor parte de los casos tienen que comprar más electricidad que la que producen para cubrir la energía que comercializan, así que los precios altos les perjudican. Y, por otro lado, cuentan con contratos de cobertura de precios que hacen que para ellas gran parte de la electricidad cuenten con una cotización fija por adelantado.

“No se beneficia ninguna compañía eléctrica de lo que está sucediendo”, ha apuntado Bogas. Endesa es una de las eléctricas entre las que es mayor el desfase entre la electricidad que generan y la que necesita comprar en el mercado, así que desde la compañía se lleva tiempo insistiendo en que un mercado mayorista caro penaliza sus márgenes y sus beneficios. “Ya nos gustaría a nosotros que los precios fueran mejores”, ha indicado el consejero delegado de Endesa.

El precio de la electricidad no deja de subir. En las últimas semanas, el mercado mayorista de la electricidad ha ido marcando continuamente niveles máximo de este año, y ya amenaza con que en 2018 el recibo de luz acabe siendo el más caro de la historia.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) lleva meses  -incluso antes de la actual espiral alcista- rastreando el mercado en una investigación continua en busca de posibles irregularidades. El Gobierno ya ha anunciado que estudia varias reformas para poner freno a un comportamiento de los precios que no “racional”. E incluso el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha responsabilidad de las subidas a las compañías energéticas y ha exigido al Ejecutivo que frene “los abusos de las eléctricas”.

Ante este escenario, salen al paso. “No hay ningún abuso”, ha sentenciado hoy el consejero delegado de Endesa, José Bogas, en un foro organizado por El Economista. “La subida de la electricidad se debe al alza de las commodities [petróleo, gas y carbón] y de los derechos de emisión del CO2. Nada más. No hay abusos”.

Desde Iberdrola se señalan las mismas causas para explicar la espiral alcista del mercado mayorista de la electricidad. “Sube el CO2, que está regulado por una política común europea. Y sube el carbón y el gas, lo que tiene en España el mismo efecto que en Francia, Italia, Reino Unido o Alemania”, ha subrayado la consejera delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría. “El mercado mayorista es transparente, y funciona desde 1997”.

Las energéticas se defienden ante la acusación de que el boom de precios actual sirva para inflar los resultados de las empresas. Según apuntan fuentes del sector, las grandes eléctricas no se benefician porque en la mayor parte de los casos tienen que comprar más electricidad que la que producen para cubrir la energía que comercializan, así que los precios altos les perjudican. Y, por otro lado, cuentan con contratos de cobertura de precios que hacen que para ellas gran parte de la electricidad cuenten con una cotización fija por adelantado.

“No se beneficia ninguna compañía eléctrica de lo que está sucediendo”, ha apuntado Bogas. Endesa es una de las eléctricas entre las que es mayor el desfase entre la electricidad que generan y la que necesita comprar en el mercado, así que desde la compañía se lleva tiempo insistiendo en que un mercado mayorista caro penaliza sus márgenes y sus beneficios. “Ya nos gustaría a nosotros que los precios fueran mejores”, ha indicado el consejero delegado de Endesa.

Del mercado al recibo

Desde el sector, en cualquier caso, se da por hecho que la “alarma social” generada no se debe al comportamiento del mercado mayorista (donde compañías eléctricas y traders compran y venden la energía), sino por su impacto en la factura final que pagan los clientes.

Y el peso de la energía en el recibo de la luz “es la parte menor”, ha destacado Bogas. El precio de la electricidad mayorista representa en torno a un 35% del importe del recibo regulado. El resto de la factura la componen los peajes de acceso con un peso del 45% y los impuestos con el 20% restante.

Además, la volatilidad del mercado mayorista no tiene impacto directo inmediato en todas las tarifas. El encarecimiento de la electricidad está provocando una fuerte subida de la tarifa de la luz regulada, la que pagan los más de once millones de clientes en España adscritos al denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y los únicos a los que la subida afecta directamente. Mientras que otros 15 millones de consumidores cuentan con tarifas del mercado libre, normalmente con precios fijos durante todo el año.

En efecto, el PVPC está sujeto a los vaivenes del mercado mayorista. Así que si se disparan los precios del mercado mayorista, como sucede ahora, también sube la factura final que abonan esos clientes de la tarifa regulada. Es por eso que puntualmente el precio regulado puede ser mayor que el precio del mercado libre, que ofrecen las eléctricas a los consumidores para que la tarifa sea más estable y más previsible para el cliente. Pero también más cara para el consumidor y más rentable para las compañías.

La consejera delegada de Iberdrola España ha defendido una reforma para que el comportamiento del mercado mayorista de cada día (o incluso ya de cada hora) no tenga un reflejo directo en el recibo de luz regulado que pagan los consumidores. “No es razonable que el PVPC sea espejo de la volatilidad del mercado mayorista”.