Economía en plena espiral de precios de la electricidad

Iglesias condiciona pactar con el Gobierno a que frene “los abusos de las eléctricas”

El líder de Podemos responsabiliza a las compañías de la subida del precio de la electricidad, en niveles máximos del año.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez y el líder de Podemos Pablo Iglesias, se saludan en el Congreso. EFE

En plena negociación entre el Gobierno y Podemos para aprobar la nueva senda de déficit, para acordar reformas de calado en varios impuestos y para avanzar hacia unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, el líder de la formación morada pone deberes al Ejecutivo como paso previo a poder entenderse.

“Si el Gobierno quiere entenderse con nosotros hay que cortar el paso a los abusos de las eléctricas. Esto no se debe consentir”, ha subrayado Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, en su cuenta de la red social Twitter.

Un comentario que se produce en un momento en que el precio de la electricidad en el mercado mayorista no deja de subir y se mantiene en zona de máximos anuales (el precio de la energía consumida hoy se ha disparado hasta los 74,58 euros por megavatio hora –MWh-), lo que amenaza con que este año el recibo de luz acabe siendo el más caro de la historia.

El Gobierno ya ha anticipado en las últimas semanas que trabaja, junto al Ejecutivo portugués, en una reforma del  mercado eléctrico para contener las subidas y favorecer un mejor funcionamiento. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, comparecerá en el Congreso dentro dos semanas, el 19 de septiembre, para analizar las fuertes subidas de la electricidad y de la factura de luz, y en principio desvelará las medidas que se preparan para ponerles freno.

Las causas de la subida

Pablo Iglesias vincula la subida del precio de la electricidad con eventuales “abusos de las eléctricas”. En el mercado mayorista eléctrico (conocido como pooltraders y compañías eléctricas compran y venden la electricidad con un día de antelación y por horas, ajustando electricidad producida y consumo previsto. Los expertos señalan una combinación de causas para explicar los precios disparados de la electricidad.

La razón fundamental se encuentra en el encarecimiento de las energías fósiles, con petróleo, gas natural y carbón al alza simultáneamente. Y con los futuros de estas commodities anticipando aún más subidas para los próximos meses, según advierte la consultora Aleasoft.

A estas alzas se suma el precio desorbitado de los derechos de emisión de CO2, que se ha triplicado en lo que va de año (desde los 7 euros hasta los 21 euros por tonelada que se han superado esta semana). A lo que se ha sumado el parón de decenas de centrales nucleares francesas, lo que ha empujado el precio español por el juego de importaciones y exportaciones eléctricas entre ambos países.

No obstante, las subidas también han hecho levantar sospechas sobre el comportamiento del mercado y bajo la lupa están las compañías eléctricas. Las lluvias de este y la recuperación de la capacidad de producción de la hidráulica (incluso algún mes ha sido la mayor fuente de generación) se esperaba, en principio, que provocara una contención de los precios. Pero las eléctricas están ofertando al mercado su producción hidroeléctrica también a precios altos, y son las centrales de gas (las más caras) las que están marcando los precios para toda la generación.

Un comportamiento anómalo que ha llevado a que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) haya abierto una investigación y lleve meses rastreando los movimientos del mercado. Y que incluso ha hecho que los Gobiernos español y portugués hablen abiertamente de reformar el funcionamiento del mercado mayorista ibérico que comparten ambos países, aunque reconociendo que la legislación europea deja poco margen para grandes cambios.

“Si se quiere pensar mal, pueden intuirse movimientos sospechosos en el mercado, claro”, explica un directivo del sector. “Las grandes eléctricas controlan a la vez la hidroeléctrica, las centrales de ciclo combinado y las de carbón. Los precios pueden pactarse para que sean las tecnologías más caras las que marquen la cotización”. En cualquier caso, diferentes fuentes del sector apuntan que corregir ese comportamiento sólo serviría para contener relativamente los precios: “No iba a provocar una rebaja de 20 euros del pool. Eso hay que tenerlo claro”.

El recibo de luz más caro

El encarecimiento de la electricidad está provocando una fuerte subida de la tarifa de la luz regulada, la que pagan los más de once millones de clientes en España adscritos al denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y los únicos a los que la subida afecta directamente.

Sólo en agosto, en plena espiral alcista del mercado mayorista, el recibo de luz que pagan esos millones de consumidores ha registrado una subida de cerca del 12%. Para un cliente tipo (con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo anual de 3.500 kWh) la factura eléctrica de este agosto superará ligeramente los 68 euros, la más cara desde enero de 2017 (con 73,9 euros entonces).

Con los datos registrados en lo que va de año y lo que anticipan los mercados de futuros en los próximos meses, los consumidores españoles se enfrentan a que 2018 sea el año con la luz más cara de la historia. La factura regulada puede situarse en todo el año para el cliente tipo muy cerca de los 800 euros (en los 798 euros), según los cálculos del consultor Francisco Valverde adelantados por El Periódico de la Energía.

Te puede interesar

Comentar ()