AEB, CECA y UNACC, las patronales que representan al sector financiero, se han pronunciado ante la sentencia del Tribunal Supremo que dictamina que sean las entidades las que se hagan cargo del pago de los actos jurídicos documentados que se aplican en los préstamos hipotecarios. Subrayan que «las entidades de crédito no han percibido cantidad alguna de sus clientes por este concepto» y que «la sentencia publicada en el día de hoy se refiere a una cuestión de naturaleza tributaria».

Explican que «los bancos han cumplido siempre con la normativa vigente aprobada hace más de 20 años y con la reiterada jurisprudencia de la Sala 3ª del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional, unánime, y mantenida hasta fechas muy recientes, principio que por lo demás ha presidido siempre las relaciones de las entidades con sus clientes.

Reclama a los poderes públicos «mayor seguridad jurídica y unas reglas claras y predecibles para el mercado hipotecario»

Reiteran que «como siempre han hecho, los bancos, a partir de esta sentencia, cumplirán con el nuevo criterio establecido por el Tribunal Supremo».

Las principales asociaciones bancarias reclaman a los poderes públicos «mayor seguridad jurídica y unas reglas claras y predecibles para el mercado hipotecario».

Y concluye: «Este mercado, caracterizado por unos tipos de interés competitivos y unos plazos largos, ha permitido el acceso a la vivienda en propiedad a un amplio espectro de población».