EBN Banco, la entidad controlada por el exconsejero y director general de Telefónica Santiago Fernández Valbuena y el inversor José ‘Pitu’ Gracia, rompe el mercado una vez más. Tras agresivas campañas de depósitos pagando rentabilidades de entre el 1% y 1,5% con las que captó en torno a 7.000 clientes y 500 millones de euros, ahora, EBN revoluciona el sector de la inversión colectiva. Comienza a comercializar fondos con clases limpias, es decir, cobrando exclusivamente la gestión y no las retrocesiones -porcentaje que cede la gestora al comercializador- a los particulares. Con esta estrategia, la entidad prevé atraer 500 millones de euros en dos años.

Se trata de la primera firma española que comercializa este tipo de participaciones entre clientes que no sean institucionales, explica Alberto Blanco, director de EBN Securities. Según los cálculos del directivo, un cliente puede ahorrar entre el 30% y el 40% de lo que actualmente paga en comisiones a su bróker o banco. Estima que la comisión media de gestión de un fondo asciende a 1,5%. EBN poner a disposición de sus clientes el mismo producto con un coste medio del 0,90%-1,05%.

EBN acaba de lanzar la plataforma Grow, que incluye tres servicios distintos de asesoramiento e inversión en función de las necesidades del cliente. Dispone ya en su plataforma de más más de 300 fondos de clases limpias de casi 40 gestoras nacionales e internacionales.

La entidad renuncia a las retrocesiones, comisión que abona la gestora al comercializador

Esta iniciativa nace en el marco de la normativa Mifid II, que exige la renuncia de la firma a cobrar cualquier tipo de comisión de la firma gestora para poder ser considerado un asesor independiente. “No tenemos producto propio y nuestras propuestas de inversión están basadas en los mejores fondos de terceros que existen en el mercado”, explica el ejecutivo.

EBN Grow ofrece tres vías distintas de relación con sus clientes. Por un lado está EBN Manage para quienes, desde 50.000 euros, quieran delegar la gestión de su patrimonio. En función del perfil de riesgo, existen distintas carteras modelo – de conservadora a agresiva- gestionadas por DWS y Blackrock.

Junto a este servicio, EBN Advice está dirigido a un inversor que, desde 30.000 euros, requieran un asesoramiento guiado. El cliente puede diseñar la estrategia y líneas maestras de su inversión asistido por una herramienta que le plantea una cartera que puede adaptarse en función de la aplicación de los diferentes filtros (sectorial, geográfico, SRI, inversión socialmente responsable…). Gracias a la introducción de inteligencia artificial (robo advisor), optimiza la cartera alcanzando la opción más eficiente mediante diversificación.

Por último, EBN Trade permite a los clientes gestionar sus propias carteras teniendo acceso a los principales activos (acciones, ETFs, derivados, fondos) y mercados (España, Europa, USA, etc.). con comisiones de intermediación competitivas y adaptadas a su actividad.