Economía | Empresas

Barclays y BPM sacan la peor nota en los test de estrés de la banca europea

Norddeutsche Landesbank, Lloyds, UBI Banca y Société Générale, conforman, junto a Banco Sabadell, el grupo de entidades con una ratio de capital inferior al 8% en el peor de los escenarios

logo
Barclays y BPM sacan la peor nota en los test de estrés de la banca europea
Sucursal del banco británico Barclays.

Sucursal del banco británico Barclays.

Resumen:

Los test de estrés de la banca europea dejan un aprobado general. La prueba realizada por la EBA (la Autoridad Bancaria Europea) a los principales bancos de la región ha reflejado que todas las entidades contarían con una ratio de capital CET1 Fully Loaded superior al 6% en un escenario de empeoramiento de la economía hasta 2020.

Aunque el examen no establecía ningún nivel mínimo que fuera preciso superar, la mayor parte de los expertos han marcado el nivel del 5,5%, el exigido en anteriores ocasiones por el organismo regulador, como el que podría interpretarse como la barrera entre el aprobado y el suspenso. Sin embargo, y pese al aprobado generalizado, el test muestra un escenario muy dispar entre las entidades europeas, en el que los bancos británicos -que lidian además en estos días con la incertidumbre en torno al Brexit- e italianos aparecen como los más vulnerables al deterioro de la economía.

Los resultados publicados por la EBA muestran que Barclays y Banca Popolare di Milano (BPI) registrarían los niveles más bajos de capital en el escenario adverso para 2020, con unas ratios de 6,37% y 6,67%, respectivamente. Asimismo, el también británico Lloyds refleja niveles inferiores al 7% (en concreto, un 6,8%). El germano Norddeutsche Landesbank, con un 7,07%; el italiano UBI Banca, que alcanzaría un 7,46%; el español Banco Sabadell, con un 7,58%; y el francés Société Générale, con un 7,61%, completan la lista de las peores notas.

Los analistas de Bankinter explicaban, en un comentario previo a la publicación de los resultados, que el nivel del 8% de capital podía ser visto también como importante. “Pensamos también que la barrera del 8,0% es importante a efectos de mercado. Cabe recordar que en los test de estrés realizados en 2016, la ratio de capital media del sector en términos de CETI FL se situó en el 9,2%”.

Los analistas de Bankinter creen que el mercado puede penalizar a las entidades con una ratio de capital inferior al 8%

El escenario adverso contemplado por la EBA supone una caída del PIB de la Unión Europea del 1,2% en 20198; del 2,2% en 2019 y un repunte de apenas el 0,7% en 2020, junto a un incremento del paro medio de la región hasta el 9,7%, desde el 8,1% actual.

Sin embargo, la prueba no tiene en cuenta una de las cuestiones que más han preocupado en los últimos tiempos a los inversores: el impacto que se derivaría de un repunte brusco de las primas de riesgo de la región. Esto es especialmente significativo en el caso de los bancos italianos, en un momento en el que las tensiones entre el Gobierno de Roma y Bruselas han provocado un brusco repunte de la prima de riesgo. Desde principios de mayo, la TIR a diez años ha repuntado más de 150 puntos básicos.

Las cuatro entidades trasalpinas analizadas (las citadas BPI y UBI Banca, junto a UniCredit e Intesa Sanpaolo, que superan el 9%) superan el examen. Pero el mercado queda sin valoraciones del efecto que podría tener el repunte de las rentabilidades de la deuda que mantienen en cartera, teniendo en cuenta que el sector concentra hasta el 20% de la deuda pública italiana. ue tiene especial interés comprobar su actual vulnerabilidad al repunte de rentabilidades.

Sin embargo, no es probable que los resultados de las pruebas den señales de alarma claras, por dos razones, señalan desde Macro Yield. “Primero, porque los bancos más vulnerables son los de menor tamaño, no contemplados en el estudio. Y segundo, porque el escenario de estrés en términos de rentabilidades es de una subida de solo 120 puntos básicos, pequeña a la luz de lo ya sucedido en Italia”, explica la firma.

El enfrentamiento entre el gobierno de Italia y las autoridades europeas sobre la viabilidad del presupuesto presentado por el país transalpino han reavivado la inquietud de los inversores por el elevado endeudamiento de Italia, lo que provocó la ampliación de los diferenciales entre los bonos italianos a 10 años con el Bund alemán.

Los últimos datos de actividad del país muestran un estancamiento en el último trimestre. “La brecha de crecimiento entre Italia y el resto de la zona del euro es un problema estructural que no puede resolverse mediante políticas de estabilización monetaria o expansión, señaló el miércoles el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, miembro de la junta directiva del Banco Central Europeo.

El examen deja sin valorar una de las cuestiones que más inquietan al mercado: un brusco repunte de las primas de riesgo

Hace unos días, un analista de Credit Suisse señaló que diferenciales de 400 puntos básicos entre la deuda italiana y la alemana no eran sostenibles y forzarían a los bancos italianos a ampliar capital. El propio ministro de Economía italiano Giovanni Tria indicó el sábado que si algún banco italiano atravesase dificultades, “el Estado podría intervenir, aunque, de momento, los bancos no están en peligro”, informa el periódico Il Sole 24 Ore.

Las acciones de los bancos italianos han caído en torno al 15% desde finales de septiembre y, aunque los grupos más grandes, Intesa Sanpaolo y UniCredit, están probablemente bien capitalizados para soportar la presión del exceso del deuda del Gobierno, la capacidad de ampliar capital de bancos más pequeños es dudosa en un entorno de menor apetito por parte de los inversores.

Una de las entidades en situación especialmente delicada es Carige. Está en el punto de mira de los reguladores europeos, que le han exigido ampliar capital o encontrar un socio para fusionarse antes de fin de año. Fitch rebajó la calificación de la deuda del banco a bono basura hace un mes.

En el lado positivo, las mejores notas del examen vuelven a concentrarse, como en 2016, en la banca del norte de Europa. El alemán NRW Bank obtiene la nota más elevada, con una ratio de capital de hasta el 33,96% en el escenario adverso 2020. El holandés BNG Bank y el sueco Swedbank completarían el trío de matrículas de honor, al alcanzar en el peor de los escenarios un 22,33% y un 21,98%, respectivamente.