Economía | Empresas En una década

El Gobierno lanza un plan de renovables que exigirá invertir 70.000 millones

El Ministerio para la Transición Ecológica comprometerá ante la Unión Europea un objetivo de alcanzar un 35% de renovables en 2030. El objetivo para toda Europa es del 32%.

logo
El Gobierno lanza un plan de renovables que exigirá invertir 70.000 millones
Placas solares fotovoltaicas.

Placas solares fotovoltaicas. Flickr | Som Energía Cooperativa

Resumen:

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere estar a la cabeza de Europa en renovables. El Ejecutivo presentará antes de que acabe el año a la Comisión Europea su Plan Nacional de Energía y Clima, en el que se establecerá la hoja de ruta para avanzar en la transición energética y hacia un modelo económico sin emisiones de carbono a largo plazo. Y ese plan pretende ser más que ambicioso.

La nueva Directiva de Energías Renovables pactada por las instituciones de la Unión Europea contempla un objetivo para toda Europa de conseguir que un 32% de la electricidad se produzca con renovables en 2030 (aunque se revisará dentro de cinco años y previsiblemente se elevará). No se establecen objetivos para cada país, y es cada estado miembro el que debe fijar su meta de renovables en ese plazo.

España pretende estar entre los países que más contribuyan al objetivo continental. El Gobierno pretende fijar un 35% de renovables para 2030, según ha confirmado el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, en la inauguración del V Foro Solar, organizado por la patronal fotovoltaica UNEF en Madrid. En las negociaciones europeas para fijar un texto común la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya defendió esa cota del 25% para toda la Unión.

Para conseguir ese objetivo, “España tendrá que abordar la instalación de nuevas renovables con una potencia de entre 50.000 y 60.000 megavatios (MW) hasta 2030, de los que la mitad o más será energía solar”, ha subrayado Domínguez. Según la estimación del Gobierno, la puesta en marcha de este nuevo parque renovable requerirá inversiones de entre 60.000 y 70.000 millones de euros en poco más de una década.

“Tenemos una oportunidad como nunca en la historia”, ha sentenciado el secretario de Estado de Energía. “A las anteriores revoluciones tecnológicas globales España llegó tarde. Ésta es la primera vez en que España va a afrontar una revolución de este tipo estando en primera línea”.