Economía | Pymes y Autónomos

Trabajo y los autónomos acuerdan una subida de cuotas para 2019

Las bases mínimas subirán un 1,25% y será obligatorio cotizar por todos los conceptos, también por formación

logo
Trabajo y los autónomos acuerdan una subida de cuotas para 2019

secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado. EFE

Resumen:

  El Ministerio de Trabajo y las principales asociaciones de autónomos ATA y UPTA  han avanzado este miércoles hacia  acuerdo para mejorar las cotizaciones sociales del colectivo con la vista puesta, no solo a sanear los ingresos por cuotas del colectivo en el corto plazo, sino también para reforzar la protección futura de estos trabajadores. A falta de lograr el respaldo explícito del resto de organizaciones, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), con la mediación de UPTA, ha aceptado finalmente un incremento de las cotizaciones que ha cifrado entre 4 y 5 euros al mes, lo que se traduce en unos 48 o 60 euros al año. Es al resultante de aplicar una subida de las bases de, 1,25%  --en línea con los últimos 15 años--, que el Ministerio de Trabajo confirma, y de hacer obligatoria la cotización por todos los conceptos existentes. Esto, dicho de otro modo, supone una subida de unos 12 euros al mes y unos 140 euros al año, sobre los que sumar el resto cotizaciones.

El Ministerio de Trabajo y las principales asociaciones de autónomos ATA y UPTA  han avanzado este miércoles hacia  acuerdo para mejorar las cotizaciones sociales del colectivo con la vista puesta, no solo a sanear los ingresos por cuotas del colectivo en el corto plazo, sino también para reforzar la protección futura de estos trabajadores.

A falta de lograr el respaldo explícito del resto de organizaciones, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), con la mediación de UPTA, ha aceptado finalmente un incremento de las cotizaciones después de varias reuniones en las que ha rechazado de plano los planteamientos de Trabajo.

Según señalan ambas organizaciones, para 2019 se aplicará una subida de las bases, tanto para autónomos societarios como para personas físicas, del 1,25%  –en línea con los últimos 15 años–, que el Ministerio de Trabajo confirma, y la obligación de cotizar por todos los conceptos existentes.

Y es que los autónomos cotizan actualmente por contingencias comunes e incapacidad temporal, con un tipo de cotización conjunto del 29,8%. Sin embargo, es voluntario cotizar por cese de actividad (el paro) y por contingencias profesionales (algunos sí están obligados, pero no todos). A partir de ahora, los autónomos tendrán que cotizar por todo ello y además por formación.

Lo que no dan por cerrado en Trabajo es qué tipos se aplicarán a estos conceptos de cotización ahora obligatorios, lo que dejaría en el aire el tipo de cotización conjunto.

Las organizaciones de autónomos UPTA y ATA aseguran, en cambio, que hay un acuerdo para incrementar este porcentaje del 29,8% en 2018 al 30% en 2019, el 30,3% en 2020, el 30,6% en 2021 y el 30,9% en 2022. Para el próximo año se aplicaría un tipo sobre las contingencias profesionales del 0,6%; del 1% para el cese de actividad y del 0,1% en formación.

Según cálculos de ATA, la subida de la base supone 41 euros más al año para autónomos personas físicas y 53 euros para autónomos societarios. Además, la elevación del tipo de cotización del 29,8% al 30% suma 22 euros y 29 euros más al año, respectivamente. En total, entre 63 euros y 82 euros más anuales.

Otro asunto importante es el referido a la tarifa plana –pasa de los 55 a los 60 euros–, que se asemejará a la cotización de los contratos de aprendizaje y formación en el régimen general, entendiendo que esta figura es la que más se aproxima a la de un emprendedor, según las organizaciones de autónomos.

Unos 250 millones más de ingresos

Con este incremento, ATA asegura que la Seguridad Social podría ingresar unos 250 millones de euros adicionales solo en 2019.

Sin embargo, fuentes de la Administración señalan que antes de dar por buenos esos porcentajes habrá que ver qué cuantía de prestaciones dan lugar en el futuro para asumirlos o no. Dicho de otro modo, las negociaciones aún no han terminado.

Según las mismas fuentes, los tipos conjuntos podrían incluso alcanzar el 31,4%, lo que elevaría la factura para los autónomos hasta los 150 o 160 euros más al año.

A cambio, mayor protección

Sea como fuere, estos nuevos cargos se deberían traducir en un futuro en mejores prestaciones y mayores niveles de protección, como el derecho a cobrar por cese de actividad durante el doble de tiempo una vez reformado para dar acceso a más solicitantes.

Según ATA, un mayor cotización también tendrá como contraprestación el derecho al cobro en situación de baja por accidentes de trabajo desde el segundo día o a una bonificación del 100% de las cuotas desde el segundo mes en casos de incapacidad temporal prolongada.

Los que cobran menos del SMI, a la espera

De momento, los avances alcanzados se ha saldado con un incremento de las cotizaciones de los autónomos, en contra de las voces que aseguraban que ningún trabajador por cuenta ajena vería aumentadas sus cuotas.

Está por ver ahora si el Ministerio de Trabajo acaba de dar un trato «especial» a los autónomos que cobran menos que el salario mínimo interprofesional (SMI), como avanzaba hace unos días la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.

De momento, fuentes de las organizaciones de autónomos indican que se creará una comisión técnica para zanjar estas cuestiones. De momento, sería necesario concretar, por ejemplo, qué conceptos de renta se incluyen para determinar lo que son ganancias inferiores al SMI.

Uatae se desmarca

Por su parte, la Unión de autónomos UATAE se ha desmarcado del preacuerdo al considerar que no discute lo que debería ser el centro de las reivindicaciones del colectivo: la mejora de las prestaciones y la puesta en marcha de un sistema de cotización para ingresos reales justo.

Para UATAE, se trata de «un preacuerdo a puerta cerrada que no cuenta con todas las organizaciones mayoritarias del sector y que marca una continuidad de políticas» y en el que “lo único que se discute es la subida de la cuota”.