Economía

Trabajo estudia no cobrar las cotizaciones a los autónomos con bajas prolongadas

Las organizaciones piden bonificaciones del 100% en las cuotas a partir de los días 30 o 60 de baja

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, tras reunirse con los agentes sociales.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, tras reunirse con los agentes sociales. EFE

La Ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, tiene encima de la mesa varias propuestas de las organizaciones de autónomos para reducir la carga de las cuotas sociales a aquellos trabajadores que, por sufrir una enfermedad, se ven obligados a interrumpir durante un tiempo prolongado su actividad o a reducir su ritmo de trabajo.

Se trata de trabajadores que, como ya han expuesto las organizaciones a responsables de la Seguridad Social del Gobierno, tienen enfermedades comunes como por ejemplo un cáncer. Actualmente, los autónomos perciben una prestación por incapacidad temporal a cargo de las mutuas del 60% sobre la base de cotización –habitualmente la mínima– desde el cuarto hasta el día 20 de baja y, desde entonces, del 75%.

Esto, en cifras, supone que sus ingresos se reducen de media a unos 540 euros en un primer momento y a los algo menos de 700 euros después. Pero además, ello no exime de cotizar por esos ingresos, con lo que su renta real se reduce aún más.

Es, por ello, que muchos autónomos se resisten a coger bajas, reducen al máximo su actividad o acaban echando el cierre. En el caso de aquellos autónomos con empleados, la situación se vuelve aún más dramática, puesto que se ven abocados a tener que despedir a sus empleados.

Las cifras hablan por si solas. Solo 350.000 autónomos se acogieron a la incapacidad temporal en 2017, lo que arroja un balance superavitario para la Seguridad Social, puesto que sus cuotas aportan algo más de 1.000 millones de euros y, dada la reducida incidencia de bajas, el saldo de ingresos sin utilizar roza los 400 millones de euros.

¿Qué proponen los autónomos?

Tal y como avanza El Confidencial, las organizaciones de autónomos proponen utilizar ese margen millonario para bonificar el 100% de las cuotas sociales de estos a partir de los 30 primeros días de incapacidad –opción que plantea la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA)—o a partir de los 60 días –la que plantea la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA)– .

La unión de autónomos Uatae apuesta, por su parte, por  la homologación del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) con el Régimen General. En este sentido, también proponen una bonificación del 100% de la cuota a partir del primer mes, además de tener una retribución por ‘baja’ igual que la tienen los asalariados.

Estos plazos responden a que la media de las bajas por enfermedad de los autónomos es de unos 88 días y a que de media, estos trabajadores se rinden a la incapacidad temporal a partir del día 28.

Fuentes de la Seguridad Social señalaban la pasada semana que estas posibilidades se estudiarán, pese a que de momento no está previsto aplicar bonificaciones a los propios autónomos. En todo caso, recuerdan que la Ley permite actualmente aplicar bonificaciones en las cuotas para aquellos trabajadores que son contratados por los autónomos en situación de baja, para poder seguir adelante con su actividad.

No obstante, la voz de las organizaciones de autónomos es unánime al insistir en que, en esos casos, el salario de ese trabajador ya es un sobrecoste para el autónomo en situación de baja y que es preciso incidir en sus propios costes.

Tras el parón veraniego, las negociaciones entre autónomos y Gobierno se reanudarán en la segunda semana de septiembre y cabe esperar, según afirman ambas organizaciones, una actitud receptiva finalmente por parte del Gobierno.

Comentar ()