El 21 de octubre del año 2016 se produjo uno de los ciberataques más potentes, o al menos más mediáticos junto al famoso Wannacry, de los últimos años. Spotify, Netflix, Twitter, CNN, PlayStation… ninguno consiguió resistir ante la potencia de la agresión y todos sufrieron las consecuencias con caídas de sus servicios. ¿El culpable? Mirai.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS