Ikea Group, el dueño de la mayoría de las tiendas de Ikea, planea despedir a 7.500 trabajadores durante los próximos dos años, principalmente en puestos administrativos, según ha asegurado la firma este miércoles.

Al mismo tiempo, el grupo, que explota 367 establecimientos de Ikea, estima que creará 11.500 puestos de trabajo durante ese mismo periodo, a medida que se expanda con nuevos formatos de tienda y en el canal ‘online’, así como que incremente sus servicios ofertados e invierta en sus capacidades digitales, informa Reuters. 

Ikea se encuentra inmersa en un periodo de transformación en el que está apostando por sus servicios digitales y de envíos, al mismo tiempo que prueba formatos más accesibles de tiendas. Los despidos equivalen a cerca del 5% de la plantilla total de la compañía.

“Necesitamos simplificar la forma en la que estamos organizados. Durante los últimos años hemos invertido en recursos de muchas formas. Y, para ser honesto, ahora vemos que en varias partes de nuestra organización hemos duplicado el trabajo”, ha destacado el consejero delegado de Ikea Group, Jesper Brodin, en una entrevista con ‘Reuters’.

Brodin ha afirmado que las redundancias se deben a funciones y servicios, sobre todo, en las oficinas centrales, aunque también se han producido en las oficinas locales de varios mercados.

“Estos despidos no están orientados hacia nuestras divisiones operativas o de distribución”, ha apostillado el primer ejecutivo de la compañía.