Economía

La OCDE insta a España a vincular la jubilación a la esperanza de vida para salvar la pensiones

La organización internacional destaca que Cataluña sigue siendo un riesgo para la economía española

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una de sus últimas visitas a España.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una de sus últimas visitas a España. Europa Press

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha vuelto a recomendar al Gobierno que elimine los tipos reducidos del IVA, que apruebe nuevos impuestos medioambientales y que vincule la edad de jubilación a la esperanza de vida como recetas para mejorar la sostenibilidad del Estado de Bienestar.

«El periodo de referencia aplicable a las rentas computables a efectos de pensión ha de ampliarse más hasta abarcar toda la vida laboral del contribuyente», ha recetado el organismo internacional, según se desprende de la edición 2018 de su informe ‘Estudio Económico de España’.

Además, a pesar de que las reformas acometidas en los últimos años elevaron la edad de jubilación hasta los 67 años, la OCDE ha asegurado que el Gobierno debería vincular la edad de jubilación a la «variación de la esperanza de vida restante después de los 65 años», informa Europa Press.

Por otro lado, en relación a las pensiones, el organismo presidido por el mexicano Ángel Gurría ha afirmado que el Ejecutivo debería estudiar «medidas adicionales y alternativas» que «fomenten» el ahorro privado como respuesta a los cambios anunciados para recortar las comisiones de los planes privados de pensiones.

93.300 millones de ingresos anuales

En el ámbito impositivo, la OCDE ha apostado por rescatar una recomendación antigua, compartida por el Fondo Monetario Internacional (FMI): aprobar nuevos impuestos de carácter medioambiental y aumentar la recaudación a través del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

«La fiscalidad sigue orientada hacia las rentas del trabajo, lo cual penaliza el crecimiento y el empleo, mientras que los impuestos relacionados con el medio ambiente y el IVA están, en cierta medida, infrautilizados», ha apostillado la entidad.

Debido a esto, al mismo tiempo que recomienda considerar un reducción de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social para los trabajadores de salarios bajos con contratos indefinidos, también ha insistido en que el Ejecutivo tiene que «reconsiderar» la «justificación» de los tipos reducidos del IVA.

Los cálculos realizados por los economistas de la OCDE aseguran que elevar el peso de los impuestos ambientales como porcentaje de la recaudación tributaria hasta la media de la OCDE aportaría a las arcas públicas unos ingresos anules equivalentes al 0,4% del PIB. Asimismo, la supresión de algunos tipos reducidos del IVA también elevaría la recaudación otro 0,4%.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017 el PIB de España se situó en 1.166.319 millones de euros. Por tanto, ese 0,8% de ingresos adicionales por la subida del IVA e impuestos medioambientales equivale a unos ingresos anuales extra de 93.305 millones de euros.

Más productividad

Para que España mantenga el crecimiento y sanee sus cuentas, la OCDE ha recomendado al Gobierno que invierta en formación y en un aumento de la productividad de las empresas.

«Para mantener en el futuro un crecimiento sostenible e inclusivo se precisa incrementar la productividad multifactorial», ha indicado el organismo internacional. «Las políticas destinadas a fomentar la innovación, la digitalización y las habilidades serán cruciales a la hora de impulsar el crecimiento y reducir las disparidades regionales», ha añadido.

En este sentido, ha subrayado que, dado que España es un país descentralizado, el éxito de las reformas dependerá de la «capacidad» que tengan las comunidades autónomas para ponerlas en marcha y de que todas «se coordinen e intercambien las mejoras prácticas en los diferentes ámbitos».

Cataluña sigue siendo un riesgo

Por otro lado, la OCDE mantiene a la incertidumbre política de Cataluña como uno de los riesgos que podrían tener un «fuerte impacto» en la economía española.

«La economía española está expuesta a importantes amenazas internas y externas, como una eventual prolongación de la incertidumbre en Cataluña», ha asegurado la entidad internacional.

El posible impacto de Cataluña en el conjunto de España que baraja la OCDE se observaría en un empeoramiento de la confianza y de los datos de turismo. Asimismo, también podría «desviar la atención del proceso de reformas, reduciendo las perspectivas de crecimiento a medio plazo».

Por otro lado, España también está expuesta a una salida desordenada de Reino Unido de la Unión Europea, lo que provocaría una «caída del comercio y de la inversión exterior», con el consiguiente «perjuicio» para la productividad y el crecimiento.

Mientras tanto, el aumento del proteccionismo comercial a escala mundial también afectaría a las exportaciones y provocaría un «freno a la creación de empresas», lo que también acabaría afectando a la situación económica.

«El crecimiento podría resultar perjudicado si el Banco Central Europeo (BCE) sube los tipos de interés más rápido de lo esperado, dado el elevado porcentaje de hipotecas que se pactan a tipo de interés variable», ha alertado la OCDE, tras asegurar que una «eventual» subida de los precios del petróleo podría ejercer «presiones» sobre la inflación.

Te puede interesar

Comentar ()