Economía | Empresas

El mercado da un voto de confianza al nuevo plan de OHL: remonta un 55% en 12 días

La nueva dirección encabezada por Fernández Gallar se esfuerza por recobrar el crédito ante los inversores, tras el descalabro sufrido en los últimos meses

logo
El mercado da un voto de confianza al nuevo plan de OHL: remonta un 55% en 12 días
El mercado da un voto de confianza a OHL: remonta un 55% en 12 días.

Logo de OHL en unas obras. EFE

Resumen:

A cualquier inversor de OHL que haya padecido las turbulencias del grupo constructor en los últimos meses, cualquier alivio debe saberle a poco. Pero lo cierto es que la firma que preside Juan Villar Mir ha disfrutado en las últimas dos semanas de un periodo de recuperación nada desdeñable: sus acciones acumulan un avance superior al 55% en solo doce sesiones.

Este martes, OHL registraba un nuevo avance, próximo al 5,5%, que le permite estirar una racha que, no obstante, apenas le sirve para maquillar su pobre desempeño en un ejercicio en el que aún arrastra pérdidas cercanas al 80%. La sucesión de decepciones, proyectos fallidos, resultados que defraudan expectativas y la sucesión de movimientos en su dirección y su capital han generado un grado de desconfianza tal que el mercado valora hoy la compañía en menos del dinero que mantiene en caja.

La última presentación de resultados del grupo fue la constatación de todas las debilidades que le acosan: el grupo presentó unas pérdidas hasta septiembre de 1.335 millones de euros, tras hacer aflorar nuevos agujeros en varios proyectos internacionales, el consumo de caja se aceleraba y los bajos niveles de actividad en sus principales divisiones no hacían presagiar nada favorable para el futuro más inmediato.

La dirección del grupo, encabezada desde el pasado junio por José Antonio Fernández Gallar, insistía, sin embargo, en que se trataba de un punto de inflexión tras el que las cifras de OHL deben empezar a evidenciar una progresiva mejora que permita dejar atrás la delicada situación actual.

La compañía arrastra aún pérdidas cercanas al 80% desde el inicio de 2018

Sin embargo, vender esta idea no es nada fácil. «Este mensaje se ha repetido con cada nuevo equipo gestor en los últimos tiempos y al final todas las expectativas generadas se han ido defraudando una tras otra», afirma Ángel Pérez, analista de Renta 4. Los responsables de OHL conscientes de este escepticismo reinante en los parqués han llevado a cabo en las últimas semanas una serie de reuniones con grandes inversores españoles e internacionales para explicar la situación de la compañía y las líneas maestras de su plan de negocio.

Y estos esfuerzos podrían estar empezando a dar sus primeros frutos. Desde una firma de análisis europea resaltan que los resultados del tercer trimestre sí pudieron suponer, en cierto modo, un cambio en la percepción del mercado sobre la gestión de OHL. «Por primera vez en mucho tiempo hubo un management que hizo suyos los resultados que presentaba», observa.

Este analista considera que en los últimos tiempos, OHL ha acostumbrado al mercado a presentar unas cuentas y unos planes estratégicos sobre los que los propios gestores parecían recelar. «¿Cómo invertir en una compañía en la que ni los propios gestores se sienten cómodos con sus números?», se pregunta. El pasado 14 de noviembre, en cambio, la dirección que comanda Fernández Gallar asumió la responsabilidad de los ajustes realizados y puso la mano en el fuego de que, aunque los próximos meses puedan seguir siendo difíciles para el negocio, no es previsible que surjan nuevos deterioros que den al traste con los planes de la compañía.

La concesión de contratos y las noticias sobre sus arbitrajes también han favorecido a la compañía

En paralelo, OHL podría verse obligada a reducir el peso de la familia Villar Mir en la gestión del negocio, lo que podría suponer un respaldo a la confianza del mercado. Y es que después de una serie de decisiones del máximo accionista del grupo, que han generado cierta controversia en el mercado, los bancos acreedores habrían exigido desvincular a la familia de la gestión de OHL como requisito para renovar y ampliar avales por un importe cercano a los 1.500 millones de euros, según informaba recientemente Expansión.

A todo esto se ha sumado en las últimas jornadas una serie de noticias favorables relacionadas con la concesión de nuevos contratos o con el arbitraje en el que se halla envuelta contra Qatar Foundation por la construcción del Hospital de Sidra en Doha (Catar).

Estos elementos pueden haber coadyuvado para favorecer un rebote que, en cualquier caso, no sería explicable sin tener en cuenta las fuertes pérdidas acumuladas en los meses precedentes ni debe ser entendido como el fin de las incertidumbres hacia la compañía. «Yo pienso que las acciones de OHL valen más de lo que están valoradas ahora. Pero existe un sentimiento muy negativo en el mercado y una serie de incertidumbres que no se pueden obviar», señala Pérez, para quien será necesario que la compañía empiece a dar pruebas evidentes de la mejora de su negocio en las próximas presentaciones para que los inversores puedan al fin aparcar la desconfianza acumulada en los últimos años.