Economía | EmpresasORDEN DE SERVICIOS MÍNIMOS

El Gobierno impone que todas las centrales de Endesa funcionen durante las huelgas

logo
El Gobierno impone que todas las centrales de Endesa funcionen durante las huelgas
La central térmica de Carboneras, gestionada por Endesa.

La central térmica de Carboneras, gestionada por Endesa. Endesa

Resumen:

Endesa se enfrenta a decenas de convocatorias de paros parciales durante diciembre y enero. UGT, CCOO y el Sindicato Independiente de la Energía han convocado huelgas parciales en todas las filiales del grupo –instalaciones de producción, redes de distribución, centros de control…- por la falta de avances en la negociación del nuevo convenio colectivo.

Las huelgas arrancan hoy mismo con paros de una hora por turno en todos los centrales de la compañía eléctrica (de 11:00 a 12:00 horas en jornada general y turno de mañana, de 17:00 a 18:00 en turno de tarde, y de 22:00 a 23:00 en turno de noche). A partir de la semana que viene y hasta finales de enero los paros por días se realizan por comunidades autónomas y con duración de 30 minutos.

La ley garantiza que las instalación de producción de electricidad y las redes de distribución y transporte están sujetos al establecimiento de servicios mínimos para garantizar el suministro eléctrico sin problemas y la estabilidad de todo el sistema. El Gobierno ha impuesto ya esos servicios mínimos y fuerza que todas las centrales eléctricas del grupo tengan que estar disponibles durante los paros.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado una orden en el BOE con la que impone la plena disponibilidad de todas las centrales de gas natural y de carbón de la compañía, así como todas sus plantas nucleares y las hidroeléctricas, tal y como había propuesto REE. Todas tienen que estar disponibles, menos las que ya tenían paradas programadas y aprobadas por el gestor del sistema REE para realizar labores de mantenimiento u otras tareas.

Asimismo, el departamento comandado por Teresa Ribera también impone la plena disponibilidad y operatividad de todas las instalaciones de transporte y distribución de energía eléctrica, de los centros de control en todos sus niveles jerárquicos de todas las filiales de Endesa, sean generadoras, de transporte y de distribución. Y el Ejecutivo establece la obligación de designar retenes y brigadas necesarios para atender al mando local y resolver averías en caso de que se produjesen.

Endesa se enfrenta a decenas de convocatorias de paros parciales durante diciembre y enero. UGT, CCOO y el Sindicato Independiente de la Energía han convocado huelgas parciales en todas las filiales del grupo –instalaciones de producción, redes de distribución, centros de control…- por la falta de avances en la negociación del nuevo convenio colectivo.

Las huelgas arrancan hoy mismo con paros de una hora por turno en todos los centrales de la compañía eléctrica (de 11:00 a 12:00 horas en jornada general y turno de mañana, de 17:00 a 18:00 en turno de tarde, y de 22:00 a 23:00 en turno de noche). A partir de la semana que viene y hasta finales de enero los paros por días se realizan por comunidades autónomas y con duración de 30 minutos.

La ley garantiza que las instalación de producción de electricidad y las redes de distribución y transporte están sujetos al establecimiento de servicios mínimos para garantizar el suministro eléctrico sin problemas y la estabilidad de todo el sistema. El Gobierno ha impuesto ya esos servicios mínimos y fuerza que todas las centrales eléctricas del grupo tengan que estar disponibles durante los paros.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado una orden en el BOE con la que impone la plena disponibilidad de todas las centrales de gas natural y de carbón de la compañía, así como todas sus plantas nucleares y las hidroeléctricas, tal y como había propuesto REE. Todas tienen que estar disponibles, menos las que ya tenían paradas programadas y aprobadas por el gestor del sistema REE para realizar labores de mantenimiento u otras tareas.

Asimismo, el departamento comandado por Teresa Ribera también impone la plena disponibilidad y operatividad de todas las instalaciones de transporte y distribución de energía eléctrica, de los centros de control en todos sus niveles jerárquicos de todas las filiales de Endesa, sean generadoras, de transporte y de distribución. Y el Ejecutivo establece la obligación de designar retenes y brigadas necesarios para atender al mando local y resolver averías en caso de que se produjesen.

El Gobierno admite que “desde un punto de vista global el margen de reserva del sistema peninsular se estima suficiente para asegurar la cobertura de la demanda en la fecha en que está convocada la huelga”, pero alerta de que “en condiciones de muy bajas producciones eólicas y fallo fortuito muy elevado de generadores, el margen de cobertura podría reducirse considerablemente por lo que resultaría necesario garantizar la contribución de un valor suficiente de generación disponible”. Así que todas las plantas deben estar disponibles.

Los sindicatos convocantes de los paros consideran “desproporcionados” los servicios mínimos para la actividad del grupo Endesa, pues en algunos casos superan a la plantilla real que hay en las instalaciones en fines de semana y festivos.

La huelga está convocada para los días 17 de diciembre y 8, 14, 21 y 28 de enero en Andalucía y Extremadura; el 18 de diciembre y 9, 15, 22 y 29 de enero en Cataluña; el 19 de diciembre y el 10, 16, 23 y 30 de enero en Baleares y Canarias, y el 29 de diciembre y el 11, 17, 24 y 31 de enero en Aragón, Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Ceuta, Melilla, Valencia, País Vasco, Cantabria, Asturias y Navarra.

Los paros se llevarán a cabo entre las 11:30 horas y las 12:00 horas de manera generalizada, a excepción de los centros con actividad a turno cerrado, en los que se ampliará para estos colectivos en horarios de 17:30 a 18:00 horas para el turno de tarde y de 23:30 a 24:00 horas en el de noche, mientras que para el 14 de diciembre los paros se amplían a una hora.