Las empresas derrochan originalidad en sus felicitaciones navideñas, pero, probablemente, las más emotivas y originales son las protagonizadas por sus propios empleados. O, por qué no, por hijos, padres y abuelos de empleados. La proximidad de la familia, en estas fechas entrañables, dotan a estas felicitaciones de una emotividad especial.

“Mamá enseña a la gente a hacer mejor su trabajo. Mi papá hace aplicaciones para que la gente haga clin y pueda encontrar trabajo.  Mi mamá hace feliz a la gente cuando les da trabajo. Mi mamá ayuda a la gente con discapacidad”, son algunas de las declaraciones que los pequeños de los empleados el grupo Adecco proclaman orgullosos.

La consultora KPMG ha optado por colocar frente a la cámara, con nombre y apellidos, a padres y abuelos de miembros de su plantilla. “Esta Navidad queremos rendir tributo a nuestros padres y abuelos. Sin ellos no estaríamos aquí”, subraya la big four. 

El grupo asegurador Mutua Madrileña también ha involucrado a toda su plantilla en la felicitación navideña. Decenas de empleados de las distintas divisiones de la compañía cantan y bailan al ritmo de una versión de Glee Cast del Jingle Bell Rock.

La agencia de comunicación Silvia Albert pone a toda su oficina a bailar, brindar, saltar, abrazar y besar al ritmo de Chicago, de Sufjan Stevens. Un equipo dinámico y cercano derrocha energía para felicitar la Navidad a todos sus clientes y a los periodistas con los que trabaja codo a codo.

También Iberdrola ha involucrado a buena parte de su plantilla, localizada en diferentes puntos del mundo, en la felicitación navideña. Empleados de España, México, EEUU, Alemania y Reino Unido, entre otros países, desean un Feliz 2019 con la mejor energía.

La empresa Tiresur, una de las grandes distribuidoras de neumáticos de España y Portugal, también se ha apuntado a la moda de las vídeofelicitaciones con sus empleados como protagonistas.