La asamblea de taxistas ha decidido la noche del sábado mantener la huelga que comenzaron el pasado viernes y han rechazado la propuesta de la Generalitat de establecer una horquilla mayor de tiempo de precontratación para los VTC (alquiler de vehículos con conductor).

Según ha explicado a Efe el portavoz de Élite Taxi, Alberto Álvarez, el comité de huelga ha presentado a la asamblea la propuesta de la Generalitat como algo «muy positivo» porque lo ven con «buenos ojos» ya que «se había abierto una puerta».

Sin embargo, en la asamblea se ha acordado por mayoría rechazar la propuesta a la espera de saber cuál sería esta horquilla de tiempo, que el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, ha declinado especificar a la espera de hacer los estudios oportunos.

Además, el conseller ha sido muy claro al especificar que su oferta estaba condicionada a que se levantara de manera inmediata la huelga, «la condición para considerar el tiempo adicional es levantar la huelga hoy mismo», ha advertido.

«Nos han dicho que no», ha explicado Alberto Álvarez en alusión a la decisión de la asamblea. «Cuando sepamos cuánto aumenta el tiempo decidiremos», ha sido la decisión mayoritaria de los taxistas.

 

La asociación más representativa del taxi en el área metropolitana, Élite Taxi, convocó este viernes a mediodía una huelga indefinida en protesta por el contenido de este decreto, y esta noche había unos 900 vehículos bloqueando la Gran Vía, según fuentes de la Guardia Urbana, que hará esta mañana un nuevo recuento.

Más allá de la marcha de los contactos, Álvarez ha condenado rotundamente las agresiones de ayer a vehículos VTC, una acción que en nada beneficia al colectivo del taxi, ha dicho.

La patronal de las VTC, Unauto, condenó los actos de violencia y pidió al conseller de Territori, Damià Calvet, que «acabe con el inaceptable chantaje del taxi».

Fuentes de los Mossos d’Esquadra han asegurado a Efe que hasta las 23 horas de este viernes el balance de detenidos era de siete personas por desórdenes y daños en las concentraciones de protesta, dos de ellas practicadas por la Guardia Urbana.

La Guardia Urbana tiene constancia de tres agresiones a vehículos VTC, y el caso más grave se dio en la confluencia de la Via Laietana con la calle Jonqueres, donde un grupo de personas rodeó a un vehículo VTC y le reventó algunos cristales y le causó abolladuras, y el conductor tuvo que ser atendido por efectivos de emergencias por una crisis de ansiedad.