Directivos | Economía

Dia estudia reclamar a su ex consejero delegado la indemnización de 1,6 millones

Ricardo Currás recibió durante 2018 una retribución por valor de 2,6 millones, pero la compañía podría exigir la devolución de parte de la misma

Dia estudia reclamar a su ex consejero delegado la indemnización de 1,6 millones.

El ex consejero delegado de Dia, Ricardo Currás. Europa Press

El consejero delegado de Dia, Borja de la Cierva, calificaba este viernes el ejercicio pasado como «el año más difícil desde la fundación de la compañía hace más de 40 años». A las dificultades del negocio se sumó a lo largo del ejercicio se sumó una notable crisis de gobernanza que dieron como resultado unas pérdidas históricas de 352 millones de euros.

En ese contexto, la figura del que fuera durante años principal ejecutivo del grupo, Ricardo Currás, ha salido gravemente dañada. Especialmente después de que la dirección que le sucedió detectara una serie de irregularidades contables que obligaron a reformular las cuentas del año previo y a realizar un oneroso ajuste en la valoración de sus activos.

Por eso, en un momento en que el futuro de la compañía parece pender de un hilo y el grupo se dispone a realizar dolorosos ajustes -este mismo viernes ha anunciado un ERE para recortar en 2.100 personas su plantilla en España-, el equipo que dirige De la Cierva ha puesto en el punto de mira la remuneración recibida por Currás el pasado año, tras su destitución en el mes de agosto.

La compañía está estudiando activar las cláusulas de devolución tras la detección de irregularidades contables

Según el informe de remuneraciones remitido por la compañía a la CNMV, Currás se embolsó una cifra récord de 2,15 millones de euros durante el ejercicio 2018. De esta cifra cerca de 497.000 euros corresponden a su retribución fija por los cerca de ocho meses que se mantuvo al frente de la compañía durante el año pasado.

El resto, 1,65 millones de euros correspondió al importe bruto de la indemnización abonada por la compañía tras su destitución. A éstos se añaden, además, 101.000 euros en concepto de compensación por la obligación de no competencia tras la extinción de su contrato. Estos abonos deberían proseguir durante los próximos trimestres, hasta alcanzar un t0tal de 606.000 euros.

Sin embargo, Dia ha suspendido, por el momento, estos pagos, a la espera de determinar si se acoge a las cláusulas clawback para reclamar a Currás la devolución de las indemnizaciones recibidas durante 2018.

«A la fecha de elaboración de este Informe, la CNR (la Comisión de Nombramientos y Retribuciones está analizando, para su elevación al Consejo de Administración, la activación de las cláusulas clawback sobre las distintas retribuciones abonadas a los consejeros ejecutivos cesados en 2018 (así como, en el caso del Sr. Currás, la reclamación de la devolución de cualquier cantidad que pudiera proceder)», señala el informe, en el que la compañía se compromete a informar en el Informe Anual de Remuneraciones correspondiente al ejercicio 2019 del resultado definitivo del análisis del CNR.

Dia, que acaba de anunciar un ERE para 2.100 empleados, pagó cerca de 3,9 millones de euros a sus consejeros en 2018

Las cláusulas clawback en los contratos de los directivos permiten a la compañía «reclamar el reembolso de los importes percibidos por éste en concepto de retribución variable anual y plurianual, en caso de que en los tres años siguientes a su liquidación y abono se ponga de manifiesto que la liquidación y abono de estas retribuciones se ha producido total o parcialmente en base a información cuya falsedad o inexactitud grave quede demostrada a posteriori, de forma manifiesta, o afloren riesgos asumidos u otras circunstancias no previstas ni
asumidas por la Sociedad, que tengan un efecto negativo material sobre las cuentas de resultados de la Sociedad», advierte el informe de Dia.

En total, Dia abonó en 2018 cerca de 3,9 millones de euros en concepto de remuneración a sus consejeros. De éstos, casi 2,6 millones corresponden a pagos a Currás (además de los ya citados se incluyen otros 404.000 euros de «remuneración por otros conceptos»). Su sucesor en el cargo, Antonio Coto, percibió 261.000 euros, mientras que el actual consejero delegado, Borja de la Cierva cobró unos 125.000 euros, de los que poco más de 5.000 corresponden a su salario como máximo directivo, puesto que solo ejerció durante los últimos cuatro días del año.

Comentar ()