La guerra está declarada en el seno de Dia. El máximo accionista de la compañía, LetterOne, ha vuelto a evidenciar este jueves el abismo que media entre su plan de salvamento y el diseñado por el consejo del grupo de supermercados, dirigido por Borja de la Cierva.

En un comunicado enviado para obtener el apoyo del mayor número de accionistas de Dia a su propuesta, LetterOne ha acusado a la dirección del gupo de estar actuando en favor de los bancos acreedores. «El aumento de capital de 600 millones de euros propuesto por el Consejo es favorable para los acreedores, pero se hace a expensas de los accionistas», explica Stephen DuCharme, socio director de L1 Retail, la división de distribución minorista de LetterOne, el brazo inversor del magnate ruso Mikhail Fridman, que controla el 29% del capital de Dia.

Para DuCharme, el proyecto dibujado por el consejo de Dia, que consiste en una ampliación de capital de 600 millones de euros con la que tratará, en parte, de reducir sus niveles de deuda, no aborda los problemas que han llevado a la compañía a la situación crítica actual y representan un duro golpe a los intereses de los accionistas.

«No solo existe la intención de ejecutar dicha ampliación a un precio bajo, lo que tendrá un gran efecto dilutorio para los accionistas que no participen, sino que también facilita el reembolso de la deuda a los acreedores, en perjuicio de la posibilidad de que la empresa disponga del capital y liquidez necesarios para el cambio», apunta el directivo, que llegó a ocupar durante unos meses la presidencia del grupo de supermercados.

Advierte a los inversores de que se exponen a una dilución elevada y les insta a rechazar la ampliación propuesta por el consejo

En esta tesitura, LetterOne insta a los accionistas a rechazar la propuesta del consejo de Dia que se votará en la junta de accionistas que se celebrará el próximo 20 de marzo, y apoyar la suya, que ha logrado introducir en el orden del día de la convocatoria.

El mensaje lanzado por los hombres de Fridman no solo evidencia su ruptura con la dirección de Dia, sino que, al contraponer los intereses de los acreedores y de los accionistas, parece reflejar su falta de sintonía con el sindicato de bancos tenedores de la deuda del grupo de supermercados.

El empresario ruso ha condicionado su oferta a un acuerdo con la banca para obtener una situación financiera más propicia. Sin embargo, la banca, que ya ha cerrado un acuerdo de refinanciación con el consejo (supeditado al éxito de la ampliación de capital y de la reducción de deuda mediante desinversiones), parece poco dispuesta a aceptar las intenciones del inversor ruso, que pasarían por un alargamiento de los vencimientos acompañado de un periodo de carencia de intereses.

En este sentido, la banca habría respondido de forma tajante, negándose incluso a negociar, a la propuesta de Fridman, en una carta citada este jueves por El Confidencial.

En cualquier caso, LetterOne parece asumir que, si logra bloquear los planes del consejo a los acreedores no les quedará más remedio que aceptar sus propuestas si quieren recuperar el dinero que se juegan en el rescate de Dia.

Mayor certeza

Así, para obtener el máximo respaldo entre los accionistas, los hombres de Fridman no solo subrayan la elevada dilución que sufrirían si se ejecutara la ampliación de capital prevista por el consejo de Dia, sino que le contrapone un proyecto, el suyo, que ofrece mayores garantías de éxito.

«La opa voluntaria de L1 Retail ofrece certeza a los accionistas. Les ofrece la oportunidad de vender sus acciones a un precio de 0,67 euros por acción, lo que representa una prima significativa del 56,1% sobre el precio de cierre del 4 de febrero de 2019», señala.

LetterOne subraya la experiencia y capacidad del equipo con el que cuenta para rescatar al Grupo Dia

Del mismo modo, apunta, «la ampliación de capital posterior de 500 millones de euros da respuesta a los intereses tanto de los accionistas como de los acreedores de forma equilibrada y justa, y está condicionada a un acuerdo con los bancos acreedores para mantener sus compromisos de deuda existentes y restablecer los servicios de pagos y cobros (confirming and factoring lines) para asegurar que la
empresa disponga de la liquidez necesaria durante la ejecución del plan de transformación».

LetterOne también reitera en su comunicado la necesidad de que el Grupo Dia cuente con un nuevo liderazgo, capaz de revertir la evolución del negocio, y recuerda la notable experiencia y capacidades del equipo, que, de salir adelante su plan de salvamento, lideraría el plan integral de rescate a 5 años proyectado.

«El equipo de L1 Retail incluye a Stephan DuCharme, ex CEO y actual presidente de la cadena de supermercados rusa X5 Retail Group; Karl-Heinz Holland, ex CEO de la cadena de supermercados LIDL; y Sergio Dias, ex Director Financiero Adjunto del Grupo Carrefour.
Stephan, Karl-Heinz y Sergio cuentan con el respaldo de un equipo inversor y un consejo asesor que aportan una sólida experiencia en la transformación, comercio minorista, financiación y liderazgo», recuerdan.