Economía | Empresas

Dia logra el respaldo financiero de la banca hasta 2023 e ignora la amenaza de Fridman

La compañía mantiene su plan de ampliar capital, pese al rechazo de LetterOne, y anuncia un acuerdo para refinanciar 765 millones hasta 2023

logo
Dia logra el respaldo financiero de la banca hasta 2023 e ignora la amenaza de Fridman
El consejero delegado del Grupo Dia, Borja de la Cierva.

El consejero delegado del Grupo Dia, Borja de la Cierva. EFE

Resumen:

Dia hace oídos sordos a la amenaza de LetterOne de bloquear su plan de salvación y sigue adelante con la hoja de ruta marcada. El grupo español de supermercados, dirigido por Borja de la Cierva, ha anunciado en la noche de este miércoles su intención de mantener sin cambios su plan de reestructuración, incluyendo el aumento de capital por valor de 600 millones de euros que está previsto que se ejecute durante la primera mitad de 2019.

El pasado martes, LetterOne, principal accionista de la compañía, que controla casi un 30% del capital, lanzó una oferta para hacer con el control mayoritario del grupo en la que manifestaba su oposición a los planes del actual equipo directivo. De hecho, el brazo inversor del empresario ruso Mikhail Fridman señalaba su intención de votar en contra de cualquier propuesta para ampliar capital, lo que podría bloquear el plan de la compañía.

La propuesta de LetterOne también contempla una ampliación de capital, en su caso de 500 millones, pero que solo se ejecutaría una vez se hubiera hecho con el control de la compañía. Los miembros del consejo de administración de Dia, reunidos este miércoles, han señalado, sin embargo, que el plan de Fridman “no ofrece certeza sobre su ejecución efectiva ni sobre el momento de su implementación, ni tiene en cuenta las obligaciones de la Sociedad frente a sus acreedores ni sus vencimientos de deuda a corto plazo”, según un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El consejo de Dia resalta que el plan de Fridman “no ofrece certeza” y no tiene en cuenta las necesidades inmediatas del grupo

Además, señalan, el requisito de LetterOne de alcanzar un acuerdo con la banca acreedora somete la oferta a una incertidumbre adicional que la hace difícilmente aceptable. La compañía se expresa dispuesta a negociar con Fridman para adaptar su oferta, de la que resaltan que pone en valor el atractivo del negocio de Dia y que incluye un plan de transformación alineado con el ya perfilado por la dirección de la compañía.

Sin embargo, reiteran que “en las actuales circunstancias Dia tiene que restaurar su patrimonio neto en su debido plazo”, por lo que mantendrá sus planes de sacar adelante el plan de reestructuración anunciado en los últimos días de 2018.

Aunque la ofensiva desatada por LetterOne plantea una confrontación entre los dos proyectos paralelos de salvación para Dia y que podrían acabar por bloquearse mutuamente, la compañía parece haber tomado la delantera en la batalla por granjearse el apoyo de la banca acreedora.

Y es que Dia también ha informado este miércoles de que durante el día ha recibido el respaldo de sus principales acreedores, sujeto a una serie de condiciones -entre las que se incluyen la ejecución de la ampliación de capital pautada por valor de 600 millones-, para “una prórroga de la fecha de vencimiento final de sus actuales líneas de financiación sindicadas que permanecerán con posterioridad al aumento con derechos, por un importe de 765 millones de euros, hasta marzo de 2023”.

Este apoyo financiero también está condicionado a la amortización de unos 100 millones de deuda, que provendrían de las ventas de las filiales Clarel y Max Descuento.

Según se detalla en la nota remitida por Dia, esta extensión de las líneas de financiación “colocará a la Sociedad en una sólida posición financiera para ejecutar su plan estratégico”.

Un escenario muy incierto

El movimiento de Fridman ha situado a Dia en una situación especialmente incierta que podría llegar a hacer aún más compleja su salvación, por la oposición del empresario ruso a la ampliación de capital acordada por la dirección de Dia con los acreedores. Pero la propuesta de LetterOne requiere de la disposición de los acreedores a añadir facilidades financieras -sin determinar-, lo que también dificulta su éxito.

En esta coyuntura, las acciones de Dia, que ya reaccionaron el martes con un alza del 63% a la oferta, añadieron este miércoles otra subida del 4,31%. De este modo, alcanzan ya un precio de 0,73 euros, un 8,9% por encima de los 0,67 euros ofrecidos por Fridman.

Esta escalada, favorecida por el cierre masivo de posiciones cortas, parece evidenciar la expectativa de que Fridman pudiera acabar mejorando su oferta para alcanzar los niveles de aceptación necesarios o, incluso, que pudiera aparecer un tercer inversor interesado en hacerse con la compañía.

Los expertos no descartan que la CNMV obligue a Fridman a pagar hasta un 456% más por acción

Sin embargo, en el mercado son muchas las dudas que enturbian este hipotético escenario. “Consideramos poco probable, aunque no imposible, el lanzamiento de una OPA competidora mejorada porque los 0,67 euros por acción ofrecidos por LetterOne implican aceptar unos multiplicadores razonables y en línea con los del sector, a pesar de que se trata de compañías sin los problemas estratégicos y financieros que sufre Dia”, observan los analistas de Bankinter, quienes también dejan entrever la dificultad de que algún inversor decidiera enfrentarse a LetterOne, que controla ya casi un 30% del capital.

Pero tampoco parece claro el camino para que Fridman pudiera sacar adelante su plan. Como advierten en Alantra, “Letterone deberá obtener la aprobación regulatoria de la CNMV y obtener el apoyo de los bancos prestamistas y no hay certeza de que Letterone obtendrá cualquiera de ellos”, en un momento en el que el tiempo juega en contra de Dia.

De hecho en la firma no descartan siquiera que el empresario ruso se viera obligado a retirar su oferta si la CNMV se niega a dar por válida su jugada para evitar pagar los 3,73 euros por acción a los que, a priori, les obliga la ley. Ante la posibilidad de que el supervisor del mercado le fuerce a abonar un precio un 456% por encima del propuesto, “Letterone podría argumentar que Dia está en problemas financieros, pero ya estaba presente en la Junta cuando surgieron los problemas, y Dia ya ha asegurado la suscripción de una emisión de derechos de 600 millones de euros”, observan.