La Asociación de Accionistas Defensores de Dia (AADD) empieza a perfilar un plan alternativo para el rescate del grupo de supermercados. La asociación, que engloba a un grupo de accionistas minoritarios de la compañía, ha anunciado este jueves su intención de solicitar al consejo de administración la convocatoria de una junta general extraordinaria para proponer un plan para asegurar la viabilidad de la compañía.

Esta junta tendría que celebrarse después de la junta que se celebrará este 20 de marzo, en la que los accionistas tendrán que expresarse sobre los planes de rescate paralelos presentados por la dirección de Dia, encabezada por Borja de la Cierva, y por LetterOne, firma de inversión del magnate ruso Mikhail Fridman, que es el máximo accionista del grupo, con un 29% del capital.

La controversia en torno a ambos planes hace muy probable que ninguna de las propuestas obtenga los apoyos necesarios. La AADD, dirigida por el empresario Rafael del Castillo, es contraria a ambos planes, ya que considera que la propuesta del consejo atiende únicamente los intereses de la banca, mientras que la de Fridman supondría entregarle la compañía a precio de saldo.

Frente a estas vías, la AADD propone realizar una ampliación de capital de 150 millones de euros y la constitución de una socimi para gestionar los activos inmobiliarios de la enseña, según ha informado en un comunicado. Los minoritarios consideran que esta opción es la «mejor solución» para los accionistas de Dia y confían en que se adhieran a ella gran parte de los 50 fondos de inversión que forman parte del accionariado de la firma.

La AADD confía en obtener apoyos a su propuesta entre los fondos presentes en el capital del Grupo Dia

«Una vez presentada esa ampliación, si no la suscribieran los minoritarios, aparecerán inversores que pondrán el dinero necesario», afirma Del Castillo, quien ha mantenido en las últimas semanas decenas de reuniones con diversos empresarios para evaluar la posibilidad de plantear una contraoferta por el grupo de supermercados.

La propuesta de este bloque accionarial consiste en realizar una ampliación de capital de 150 millones de euros para que Dia abandone la causa de disolución, con derecho preferente de los socios actuales, con el mismo nominal del 0,10 euros y con una prima de emisión de 0,90 euros. De esta forma, la aportación pasaría a ser de un euro por acción, «muy por encima» de la oferta presentada por LetterOne (0,67 euros), que no responde en absoluto al valor real de la compañía, según los accionistas.

Por otro lado, los minoritarios abogan por la creación de una socimi para rentabilizar los activos inmobiliarios que tiene en su balance la empresa y reforzar sus fondos propios, ya que estiman que la cadena de supermercados cuenta con activos que estarían valorados entre 700 y 800 millones de euros.

De esta forma, aseguran que sería innecesaria la «operación acordeón» propuesta por el consejo de administración, evitando la dilución del capital de los accionistas, que consideran la «peor» de las soluciones posibles.

Respecto a algunas decisiones adoptadas por el órgano rector de Dia, la asociación califica de «especialmente grave» que en julio se repartieran dividendos equivalentes a la cifra de fondos propios negativos en los que actualmente se encuentra la compañía.