// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos

Economía

La ingeniera de Burgos que está llenando las fábricas de robots

Cuando era niña, a Verónica Pascual Boé le encantaba pasar tiempo con sus padres en el taller familiar. Eran los años 80 y, mientras ella hacía los deberes, su padre le explicaba entre herramientas cómo funcionaban los inventos que desarrollaba.

Entonces era un pequeño taller burgalés, con apenas un par de empleados, en el que ideaban aparatos que pudieran ayudar en el transporte interno de empresas. “Había muchos inventos que me fascinaban”, explica Pascual, que recuerda entre otros una máquina que su padre inventó para almacenar y trasladar joyas en el Monte de Piedad de Madrid.

Casi treinta años después de aquello, esta ingeniera aeronáutica ha convertido ese pequeño taller familiar que heredó de sus padres en ASTI Robotics, un grupo internacional que emplea a 230 personas de una decena de nacionalidades, el 80% ingenieros. Además de ser la consejera delegada, Verónica Pascual es la propietaria de la compañía que desde que está al frente ha convertido en líder en Europa en fabricación de robótica móvil, según el ránking de la Universidad de Leibniz. ¿El objetivo para la próxima década? “Seguir siendo líderes”, responde. “Pero para eso no podemos dejar de innovar, porque el mundo cambia muy deprisa”.

“Hace unos años detectamos que nuestros clientes necesitaban cada vez más una solución que les diera fluidez a sus fábricas sin ser obstáculos físicos, y en vez de sistemas estáticos como las cintas transportadoras de maletas, apostamos por los vehículos de guiado automático”, explica. El nombre habitual de estos robots es AGV, una abreviatura para vehículos autoguiados e inteligentes. “Sus robots móviles se mueven a la música de la fábrica, como un reloj suizo”, cuenta Verónica Pascual.

Bajo la batuta de Pascual, que tomó las riendas de la empresa hace 15 años, después de haber trabajado en la francesa Bouygues, la pyme burgalesa que heredó ha pasado a tener clientes en 17 países y exporta el 70% de su facturación. Ha cambiado hasta el nombre. De llamarse Automatismos y Sistemas de Transporte Interno, que era poco práctico, ha pasado a convertirse en ASTI Robotic Group.

Nada que ver con Spielberg

Haberse tomado en serio, antes que muchos de sus competidores, la transformación digital y la robotización de las empresas ha sido clave para el crecimiento de ASTI.

ASTI fabrica centenares de robots que nada tienen que ver con los androides de las películas de Steven Spielberg. Sus máquinas inteligentes no necesitan ni ojos, ni piernas ni apariencia humana alguna, pero sí mucha tecnología informática. Algunos de estos robots son tan pequeños como un aspirador y otros tan grandes como un tractor, pero todos tienen en común su alto grado de autonomía para moverse por las fábricas transportando lo que haga falta de un sitio a otro. “Son robots móviles y autónomos. Si hiciéramos el símil de los coches autónomos, diría que tienen el GPS abordo y el piloto automático. Se conducen solos”, añade la ingeniera, que se formó en Aeronáutica por la Universidad Politécnica de Madrid e hizo un MBA por la prestigiosa Escuela de Ingeniería CDI de París.

En ASTI se encargan de las costuras de la industria 4.0. Sus máquinas sirven para robotizar las fábricas, desde para llevar piezas a la línea de ensamblaje a transportar flujos constantes de piezas de forma totalmente automatizada, limpiar suelos y manipular palés sin que intervengan manos humanas. “Nos limitamos a escuchar las necesidades de los clientes”, afirma con un tono sincero que combina el aplomo con la modestia.

Son vehículos autónomos para las fábricas de multinacionales de todos los sectores, desde los grupos alimenticios Campofrío Food Group o Casa Tarradellas, a gigantes industriales como PSA Group y la aeronáutica Airbus.

Una de las líneas de negocio que más planea crecer es la relacionada con el manejo de almacenes para comercio electrónico en los que cada vez hay menos humanos y más palés. “Con la transformación digital hay más gama de productos, más personalizados, y eso demanda que el proceso productivo sea más ágil y permita muchos cambios de lote a medida en el menor tiempo posible”.

Otra de las prioridades de Verónica Pascual cuando en 2004 se hizo cargo de la empresa fue aportar la visión internacional: “Empezamos a incorporar extranjeros para dar al equipo una visión internacional”, recuerda. Para ella, que entre los 8 y los 18 años estudió en seis países distintos, la mirada global era la forma natural de entender el mundo.

Llenar las aulas de ingenieros

Ser una amante de la tecnología y la robotización, no quita que Verónica Pascual se muestre muy consciente de los desafíos para el empleo que supone la automatización: “Como empresa no nos tenemos que limitar generar beneficios, sino generar valor a la sociedad y la tecnología puede ser la solución”, afirma. “En ASTI vivimos de automatizar fábricas y tenemos la responsabilidad de que los jóvenes se formen en las profesiones que van a tener más futuro”.

Para ello ha creado la fundación ASTI Talent & Tech Foundation, que trabaja para promover las vocaciones en estudios STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) entre los más jóvenes.

“La identificación del riesgo que supone la automatización sirve para tomar acciones para remediarlo”, afirma Pascual, que entre 2016 y 2018 fue presidenta de la Comisión de Industria 4.0 y vicepresidenta de Desarrollo de Talento de AMETIC (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales). “Evidentemente hay una brecha entre el tipo de talento que sale de nuestros centros educativos y lo que necesita la sociedad”, asegura.

Y añade: “En lugar de acusar a los robots de quitar empleo, ya que los necesitamos para una sociedad cada vez más tecnológica, tenemos que apostar por la educación  con más componente digital. La necesitamos si queremos salarios más altos y empleos de más cualificación”.

Pascual reconoce que no es fácil. “El problema viene si los jóvenes no están interesados en la tecnología. En China no entienden que los jóvenes europeos no estén más interesados en tecnología. Si desde niños no se incentiva la pasión por la técnica es en parte porque se retrata como algo de frikis en lugar de mostrar lo fascinante que puede ser”, argumenta la burgalesa. Como ejemplo cita lo que series como CSI han logrado para hacer más atractiva a los jóvenes la ciencia forense. “En España tenemos mucho talento y muy buena cualidad de ingenierías, pero hay que explicarle a los jóvenes que esto, aunque en ocasiones sea difícil, merece la pena porque es muy divertido”.

La tecnología, los humanos y los políticos

Cada vez es más difícil encontrar personas en estas fábricas llenas de cadenas de montaje automatizadas en que los robots autónomos se desplazan solos de un sitio para otro. Pero, según la jefa de ASTI, eso no quiere decir que las fábricas del futuro no necesiten a los humanos.

“Las producciones en serie son automatizables y predecibles”, explica. Pero se abren nuevas oportunidades. “Los humanos somos los que descubrimos nuevos productos que llevar al mercado, nuevos valores. Los humanos somos los que entendemos las necesidades y generamos nuevas soluciones”.

La diferencia entre la tercera y la cuarta revolución industrial es que la tercera sustituía al humano, pero la cuarta, en la que estamos ahora, lo complementa. A medida que introducimos la inteligencia artificial y los procesos autónomos, nos adentramos en la era más humana y más tecnológica que hemos vivido nunca. El componente humano está inevitablemente ligado al proceso de transformación. Es un momento muy bonito en el que la tecnología va penetrando en nuestras vidas”.

¿Pero cómo es compatible una mayor tecnología con el componente humano? “Igual que nos hemos convertido en una especie de smartphone con piernas y usamos el móvil para todo, las fábricas también van a estar totalmente conectadas. Pero hay que poner el componente tecnológico y el humano en el centro”, añade. “Porque no solo son complementarios, sino que se necesitan mutuamente”.

La semana pasada, ASTI recibió la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se acercó a Burgos y quiso conocer ASTI Robotics. Verónica Pascual valora “el reconocimiento que supone para todo el equipo de ASTI.  Es muy necesario que los que gobiernan el país se interesen por las empresas de tecnología”, apunta. Pero añade: “Faltaría que también todos ellos lo hicieran cuando no estén en campaña electoral”.

A los políticos les pide que refuercen ciencia y tecnología en las aulas, “para que los niños conozcan no solo la teoría sino la práctica de la tecnología y el emprendimiento, que es fundamental para impulsar la productividad del país”. Y añade: “Para desarrollar tecnología hay que ser muy valiente, porque fallas muchas veces y necesitas valentía para seguir persiguiendo tus objetivos. En España hay que invertir más y mejor en I+D”.

No solo para los políticos, Pascual también tiene una petición a los empresarios que encierra cierta autocrítica: “Tenemos que aprender a ser más colaborativos a nivel sectorial, porque las compañías necesitan trabajar juntas en torno a un objetivo; en un mundo tan conectado, no puede uno hacer la guerra por su cuenta”.

El objetivo de la consejera delegada de ASTI, a la que cuando era niña sus padres la llevaban a la estación de Burgos a ver llegar los trenes, porque le encantaban las máquinas, no es solo ayudar a las fábricas a robotizarse, también fomentar una educación que impulse más vocaciones tecnológicas. Para ello la fundación de ASTI ha llevado a las aulas programas como STEAM Talent Kids, STEM Talent Girl y ASTI Challenge: “El tren tecnológico que está transformando la sociedad no va a frenarse”, advierte. “Porque como consumidores queremos comprar cada vez más calidad y a mejor precio. Y si como consumidores demandamos sin darnos cuenta mayor automatización, como sociedad tenemos que prepararnos para ella”, concluye.

logo
La ingeniera de Burgos que está llenando las fábricas de robots