El Tribunal Supremo ha ordenado la demolición parcial de los centros comerciales que El Corte Inglés tiene en Serrano, Campo de las Nacionales y Méndez Álvaro. La sentencia obliga a la compañía a negociar con el demandante y el juez para llevar a cabo este derribo por exceso de edificabilidad, tal y como publica El Confidencial.

Así se pone punto y final a una larga batalla legal que comenzó hace 7 años, en 2012, cuando Fernando Guerra López denunció ante el TSJM la medida de la Comunidad de Madrid de ampliar «la edificabilidad de los centro comerciales a cambio de la cesión de redes públicas y zonas verdes».

En total, hablaban de 6.500 metros en la tienda de Serrano, 11.300 en la de Campo de las Naciones y 7.500 en la de Méndez Álvaro. Según el mismo medio, «la primera estimación de los costes de la destrucción física —grúas, camiones y obreros— de los metros ilegales es de un mínimo de seis millones y de un máximo de 12».