Economía

Bruselas, otra vez a por Apple: abre una investigación tras las quejas de Spotify

La compañía sueca presentó hace unas semanas una reclamación ante las autoridades europeas

logo
Bruselas, otra vez a por Apple: abre una investigación tras las quejas de Spotify
Apple revienta sus límites y se acerca a la meta del billón de dólares en bolsa.

Logo de Apple en una tienda de la compañía. EFE

Resumen:

Bruselas ha decidido abrir un nuevo capítulo en su guerra contra los gigantes tecnológicos estadounidenses. Pese a que las elecciones continentales están a la vuelta de la esquina, con lo que eso puede suponer para el escenario político, la Comisión Europea va a investigar a Apple por abusar de su posición de poder para perjudicar a sus rivales.

Las autoridades de Competencia, tal y como recoge Financial Times, van a comenzar sus pesquisas después de la reclamación presentada por Spotify, que protestaba contra la política de Apple de cobrarle a las aplicaciones el 30% de los ingresos que facturan a través de la Apple Store, el contenedor por el que tienen que pasar todos aquellos que tienen un iPhone o un iPad para tener apps en sus dispositivos.

El CEO de Spotify, Daniel Ek, denunció hace unas semanas que con esta práctica, si un usuario realiza una suscripción a la plataforma de música a través de la Apple Store, un tercio de lo que pague durante el primer año irá directamente a las manos de Apple. Ese porcentaje, tras las 12 primeros meses, se queda en la mitad.

La compañía sueca alegaba que de esta manera el gigante de Cupertino fuerza a sus competidores directos a aumentar los precios para mantener sus ingresos, beneficiando directamente a Apple Music, su propio servicio, que se puede permitir mantener las tarifas en la batalla que ambas mantienen en el mercado de la música digital.

«Si pagamos esta tasa estamos obligados a inflar nuestras tarifas muy por encima de los precios de Apple Music. Si queremos ser competitivos, no podemos hacerlo», rezaba el comunicado emitido por Spotify.

En su protesta ante las autoridades continentales, la app sueca acusó a Apple de «perjudicar deliberadamente a otros desarrolladores de aplicaciones» y de «aplicarnos una serie de restricciones técnicas que dificultan, entre otras cosas, nuestra comunicación con los usuarios».

La respuesta de Apple, algo poco habitual, no se hizo esperar: «No serían lo que son sin nosotros«. «Ponemos en contacto a Spotify con sus usuarios, les damos una plataforma para que se bajen la aplicación y además un ecosistema de pagos seguros en el que confían», explicaba una nota publicada por la compañía que, además, lamentaba que su rival «ahora se queje de un entorno digital del que se ha aprovechado».

El departamento de Competencia de la Comisión Europea, dirigido por la comisaria Margrethe Vestager, investigará de nuevo a Apple después de obligar a la compañía a devolver a Irlanda 14.000 millones de euros por ayudas fiscales irregulares en octubre del año 2017.