Economía

Whatsapp pide a todos sus usuarios que actualicen la ‘app’ para evitar un virus

El 'software' espía se instala en los dispositivos a través de una llamada vía internet y accede a nuestras conversaciones

logo
Whatsapp pide a todos sus usuarios que actualicen la ‘app’ para evitar un virus

Un usuario con la aplicación de Whatsapp en su móvil. EFE

Resumen:

Whatsapp ha pedido a sus más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo que actualicen la aplicación, tras sufrir un ataque ha conseguido superar sus barreras defensivas. El servicio de mensajería instantánea más popular del mundo ha explicado que se han visto afectados tanto los dispositivos Android como los que utilizan iOS, y pide instalar la última versión que incluye un parche de seguridad.

El pasado lunes Citizen Lab, un grupo de investigación de la Universidad de Toronto, avisaba a través de su perfil en Twitter de que habían registrado un ataque a Whatsapp que, en principio, había podido ser bloqueado por el sistema defensivo de la aplicación propiedad de Facebook. Sin embargo, parece que el virus consiguió abrir una brecha en la seguridad debido a que ni la autentificación en dos pasos es capaz de contenerlo.

Según ha explicado Facebook en un comunicado, el virus se instala a través de una llamada telefónica a través de internet y no es necesario que el usuario conteste, y ha afectado a las últimas versiones de iOs, Android, Windows Phone y Tizen, incluyendo la herramienta Whatsapp Business.

“Pedimos a todos los usuarios que actualicen a la última versión de la aplicación y que mantengan su sistema operativo actualizado, para así protegerse contra posibles amenazas que puedan comprometer la información en los dispositivos”, explica Whatsapp en una nota.

Una vez instalado en el teléfono, el virus permitía a los atacantes leer los mensajes enviados y recibidos desde el dispositivo y el usuario ni se enteraba de la brecha de seguridad en su smartphone o tableta.

El software espía fue diseñado por la empresa israelí NSO Group, y es capaz de recopilar información y de acceder incluso a la cámara, el micrófono o la localización vía GPS del dueño del dispositivo infectado.