Economía

Apple, Intel y Tesla se hunden por el temor a represalias de China tras el veto a Huawei

logo
Apple, Intel y Tesla se hunden por el temor a represalias de China tras el veto a Huawei

Un trabajador de Huawei en una de las tiendas de la compañía. EFE

Resumen:

La decisión de Donald Trump de vetar a Huawei como medida de presión en la guerra comercial que mantiene con China le puede salir muy caro a los gigantes estadounidenses. El temor a las represalias que puede tomar Pekín ha hundido Wall Street, cuyos principales índices cotizan en rojo en la primera sesión de la semana, y está afectando a pesos pasados como Apple, Intel o Tesla, con fuerte presencia en el inmenso mercado asiático.

La tensión entre las dos potencias ha escalado después de que Google, obligada por la orden ejecutiva firmada la pasada semana por Trump, anunciara que dejará de facilitar el sistema operativo Android, el más popular del mundo para dispositivos móviles, a Huawei. Un golpe así de duro a una de las compañías más importantes con bandera china puede tener consecuencias y eso es exactamente lo que espera los mercados.

Dicho temor se ha traducido en un mal día para valores tan importantes como Apple o Tesla, que tienen una fuerte exposición al mercado chino, y de todos los importantes fabricantes de componentes electrónicos que tienen su cuartel general en Estados Unidos.

Así, Apple llegó a caer más de cuatro puntos porcentuales debido a que, como ha advertido HSBC, puede estar en problemas “muy pronto”. La entidad considera que este conflicto puede “acelerar” la adopción de móviles locales en China, con lo que eso puede suponer para unas ya maltrechas ventas del iPhone.

“Si sigue aumentando la tensión se produciría un importante impacto en cómo los consumidores chinos valoran productos de Estados Unidos como el iPhone”, explica el banco británico.

Las acciones de Apple caían un 3,1% a cierre de sesión en Wall Street, llevando a la compañía a una de sus peores sesiones del año y estabilizando cada participación en el capital en el entorno de los 183 dólares. Precisamente el 2019 había arrancado bien para el gigante de Cupertino, que avanzaba un 16% antes del retroceso de este lunes.

Mismo camino estaba recorriendo Google, que ha tenido que cumplir con los mandatos de Trump y eso le ha costado uno de sus principales clientes. Huawei aspiraba a desbancar a Samsung como mayor fabricante de móviles a nivel mundial, algo que sin el apoyo de Google, su sistema operativo y sus aplicaciones es misión imposible.

En Mountain View, sede del buscador, tendrán que adaptarse a una situación que no parece que vaya a revertirse de manera inmediata. De momento, en la jornada de arranque de la semana bursátil sus títulos retrocedían dos puntos y se dejan un 12% desde el pasado 30 de abril.

Tesla, por su parte, sufre la importante exposición que tiene al mercado chino y pierde un 2,69%. En dicho territorio está fabricando una de sus gigantes plantas de producción y cuenta con que el crecimiento en dicho país ayude a estabilizar unas cuentas que siguen llenando de dudas a los inversores.

Los fabricantes de chips, en problemas

La orden ejecutiva impulsada por Trump dicta que todas las compañías estadounidenses necesitan una licencia especial del Departamento de Comercio para poder operar con cualquier empresa china. Spoiler: ninguna la va a tener.

Si Huawei compraba a Google el software, para el hardware recurría a otras empresas estadounidenses como Qualcomm o Intel, los dos gigantes de la fabricación de chips para dispositivos móviles. Ambas compañías, que se reparten gran parte de la industria de estos componentes, también han cesado sus relaciones con Huawei, uno de sus principales clientes tanto en el mercado de los smartphones como de los ordenadores portátiles. Así, a media sesión Intel se enfriaba un 2,69% en niveles de diciembre del año pasado, mientras que Qualcomm, el gran dominador del sector, se despeñaba más de un 5,99%

Desde Nomura apuntan al hecho de que Huawei haya hecho acopio de chips y demás componentes electrónicos, en previsión de que Trump pudiera tomar una decisión de este tipo, señalando que las caídas podrían agravarse en los próximos días.

“Hay compañías que pueden haberse beneficiado de esas compras de Huawei en los últimos trimestres”, explican, señalando que debido a ese stock las ventas pueden haberse inflado de manera artificial.