Damm se marca el objetivo de superar los 2.000 millones de facturación en 2022. Así lo ha explicado este martes el presidente del grupo cervecero, Demetrio Carceller, durante la junta general de accionistas celebrada en Barcelona, en la que también ha señalado la aspiración de la compañía de duplicar sus exportaciones en los próximos tres años.

Estos propósitos fueron subrayados después de señalar que Damm cerró el ejercicio 2018 con una facturación superior a los 1.264 millones de euros, lo que representa un alza del 8,7% más que el año anterior. El beneficio neto alcanzó los 112,6 millones de euros. El grupo presentó un crecimiento de todos sus negocios, lo que se tradujo en un incremento de la plantilla hasta los 4.574 empleados.

Damm considera que registra un récord en sus resultados teniendo en cuenta su apuesta por medidas para crecer de forma sostenible y por seguir promoviendo la expansión internacional de sus marcas; y lo atribuye también a su actual transformación digital, la innovación industrial continua y la relación con sus consumidores y clientes.

El grupo cervecero cerró 2018 con un alza del 8,7% de su facturación, hasta los 1.264 millones de euros

En cuanto al crecimiento internacional del negocio de Damm (presente en más 120 países), prevé duplicar exportaciones en tres años, apoyándose además en la buena imagen del sector cervecero español que ha permitido que la industria haya aumentado sus exportaciones un 240% en la última década.

Durante los últimos años ha afianzando su presencia en más de 100 mercados (más de un 26% de su facturación global) y creado una red comercial que trabaja en países como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, China, Suecia, Chile y Australia.

Carceller ha constatado «un gran momento» por resultados, solidez de sus marcas, mercado en crecimiento y alta productividad y eficiencia, y ha defendido seguir creciendo, con innovación y sostenibilidad.

Apuesta por la sostenibilidad

En este último sentido, el presidente ejecutivo ha subrayado la apuesta histórica de Damm por minimizar el impacto en el medio ambiente: en 2018 invirtieron más de 4 millones en eso. Así, Carceller ha destacado las actuales pruebas en Estrella Damm para eliminar las anillas de plástico; sustituir los vasos de plástico de los festivales en que colaboran por otros reutilizables o biodegradables, y la campaña de Estrella Damm ‘Mediterráneamente’ para proteger el mar.

También ha constatado el proyecto de mejora energética por el cual ahora, en 12 de los 14 centros productivos de Damm, toda la energía consumida tiene certificado de origen verde, y que en la última década Damm ha reducido un 59% sus emisiones de CO2 mejorando la eficiencia de sus fábricas, y apostando por convertirse en una compañía totalmente ecoeficiente.

En diciembre se unió al UN Global Compact, la mayor iniciativa mundial de desarrollo sostenible, integrando los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por Naciones Unidas en el modelo de gestión de la compañía.